Más que una Radio

El huracán Iota arrasó islas Providencia y San Andrés, en archipiélago colombiano

La fuerza del huracán Iota, que en menos de 12 horas pasó de categoría 1 a 5, destruyó el 98% de la infraestructura de la isla de Providencia, parte del departamento insular colombiano de San Andrés, ubicado en el mar Caribe, a más de 775 kilómetros de las costas colombianas y a solo 220 de Nicaragua, país con el que Colombia tiene un diferendo limítrofe, justamente por la soberanía de este archipiélago.

Es la primera vez en la historia de Colombia que un huracán categoría cinco afecta directamente su territorio, con un saldo de un muerto, un desaparecido, un número indeterminado de heridos y miles de damnificados, como lo indicó, Adrián Villamizar, pastor adventista de la isla.

“Totalmente la isla fue destruida y fueron borradas todas las casas. Ninguna casa quedó en píe para contar testimonio, todo está destruido”, indico Villamizar, quien fue rescatado de la isla por un avión de la Fuerza Aérea Colombiana.

Villamizar agregó que las horas más fuertes del paso del huracán fueron entre las cuatro y las seis de la mañana, del pasado lunes, cuando la inclemencia del fenómeno natural arrasó todo a su paso. Por su parte, Mateo Posada, un turista que se encontraba junto a once compañeros más en la isla, pidió solidaridad de todos los colombianos para con los miles de damnificados que dejo Iota en Providencia.

Foto Providencia 4
El gobierno del presidente Iván Duque ha prometido implementar un plan de reconstrucción a ejecutarse en 100 días o menos.

Ante la destrucción total de la infraestructura de la isla, el presidente de Colombia, Iván Duque, anunció un plan para reconstruirla en un periodo de 100 días. “Tenemos que poner en marcha un plan de reconstrucción en un periodo de cien días o menos, eso es un reto muy grande, en Providencia viven alrededor de seis mil personas, estamos hablando de cerca de 1500 familias, alrededor de 1.400 viviendas, la gran mayoría destruidas”.

Entre tanto, Erika Palacios, Coordinadora del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias de San Andrés, señaló que “en coordinación con los servicios sanitarios se activó un centro de referencia para los pacientes que requieran ser trasladados a un segundo o tercer nivel de complejidad, mientras que se habilitó un componente de salud pública por la pandemia de covid y de esta manera evitar aglomerados y garantizar que los pacientes positivos para coronavirus tengan el adecuado aislamiento”.

Con el apoyo de aviones militares, así como buques de la Armada Nacional, están siendo trasladadas toneladas de ayuda humanitaria a la isla para los cientos de damnificados que dejó la fuerza de Iota en Providencia, así como en la vecina San Andrés, islas que apenas empezaban a recuperarse de los efectos de la tormenta tropical Eta, que a principios de noviembre también impactó, aunque indirectamente, el archipiélago colombiano.

La temporada 2020 de huracanes en el Atlántico: un récord y una tragedia para Centroamérica

https://news.un.org/es/story/2020/11/1484192

Iota es la trigésima tormenta tropical de este año en la región. La cantidad y fuerza de los huracanes este año se debe a varias causas, como la ausencia de un evento de El Niño, la temperatura del océano y los patrones atmosféricos, todos factores que ocurren en una era de cambio climático. Los expertos afirman que se están quedando sin superlativos para describir la situación.

Las agencias de Naciones Unidas advirtieron este martes en Ginebra sobre las catastróficas consecuencias del huracán Iota, el segundo gran ciclón tropical que azota Centroamérica en menos de dos semanas.

Nos estamos quedando sin superlativos para esta temporada de huracanes en el Atlántico. Es un récord en todo el sentido de la palabra. Iota es la trigésima tormenta tropical nombrada de la temporada”, dijo Clare Nullis, portavoz de la Organización Meteorológica Mundial.

Iota tocó tierra menos de dos semanas después de que el huracán Eta, que también fue un huracán de categoría cuatro muy fuerte, aterrizara a solo 25 kilómetros de distancia.

“Estamos teniendo estos enormes impactos que golpean básicamente la misma área. Nicaragua, Honduras y otras partes de Centroamérica no se han recuperado del huracán Eta, y ahora están siendo azotados por este nuevo y poderoso huracán», agregó Nullis.

Jens Laerke, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, expresó que los trabajadores humanitarios aún estaban evaluando el alcance de los daños causados por Eta y ahora se están preparando para lidiar con un segundo impacto.

“Eta tocó tierra en la región y causó muerte y destrucción, con un total de casi cinco millones de personas afectadas. Iota, con sus fuertes vientos y lluvias muy intensas, puede causar inundaciones repentinas potencialmente mortales, inundaciones de ríos y deslizamientos de tierra, entre otras cosas porque el suelo ya está saturado por Eta”, advirtió.

Las agencias humanitarias de la ONU han hecho todo lo posible para prepararse para una temporada de huracanes severa.

“Pero ha resultado ser incluso peor de lo que pensábamos. Comenzó antes y terminará tarde. Por ejemplo, las continuas inundaciones en países como Guatemala, Honduras y Nicaragua afectarán la cosecha entrante, y esto ejercerá una gran presión sobre los agricultores de subsistencia y, aunque todavía es temprano, está bastante claro que esto extenderá la emergencia.

Un huracán catastrófico

El huracán Iota tocó tierra en Nicaragua el 17 de noviembre como una poderosa categoría 4 en la escala Saffir Simpson con vientos máximos de 250 km/h. Es el huracán atlántico más fuerte del año.

La Organización Meteorológica Mundial advierte que se trata de un huracán catastrófico que trae marejadas ciclónicas potencialmente mortales, vientos, inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra a Centroamérica, así como hasta 750 mm de lluvia en lugares aislados.

Las inundaciones y los deslizamientos de tierra en Nicaragua y Honduras podrían verse agravados por los impactos continuos del huracán Eta porque las dos tormentas azotaron la misma ubicación general.

En la trayectoria pronosticada, Iota se moverá más hacia el interior a través del norte de Nicaragua este martes y a través del sur de Honduras. Iota se debilitó al tocar tierra a categoría 2 y se espera un debilitamiento rápido adicional a medida que la tormenta se disipe sobre América Central para el 18 de noviembre.

Honduras, el norte de Nicaragua, el sureste y centro de Guatemala y el sur de Belice recibirán 250 a 500 mm de lluvia; y El Salvador y Panamá 100 a 200 mm, con totales máximos aislados de 300 mm.

Esta lluvia conducirá a inundaciones repentinas e inundaciones de ríos importantes y potencialmente mortales, junto con deslizamientos de tierra en áreas de terreno más alto.

Las huellas del cambio climático

Iota es la trigésima tormenta con nombre de la temporada por primera vez registrada, el Atlántico ha tenido dos formaciones importantes de huracanes en noviembre, en una época del año en la que la temporada normalmente está terminando. Ha habido cuatro grandes huracanes.

Desde octubre ha habido cuatro tormentas con nombre: Delta, Epsilon, Eta e Iota, todos tomados del alfabeto griego porque la lista regular de nombres de tormentas se ha agotado.

“La cantidad y fuerza de los huracanes este año se debe a varios factores, como la ausencia de un evento de El Niño, la temperatura del océano, los patrones atmosféricos, todos factores que ocurren en una era de cambio climático. Generalmente hablamos de “por encima o debajo del promedio”, pero estos promedios tienen un significado distinto al que tenían 50 a 100 años atrás”, dijo la portavoz Claire Nullis.

Nullis afirmó que la Organización puede afirmar con confianza que los impactos del cambio climático se están haciendo ver, por ejemplo, las marejadas son más grandes debido al aumento del nivel del mar, y las lluvias más fuertes.

“Ahora mismo el sureste de Asia está siendo impactado por una serie de ciclones tropicales y se está realizando un estudio para ver si el cambio climático ha dejado sus huellas digitales”, expresó.

Huracán Laura tocó tierra en Luisiana

El huracán Laura tocó tierra en el suroeste de Luisiana en la madrugada del jueves convertido en un potente meteoro de categoría 4.

Los vientos de Laura eran de con vientos de 240 km/h (150mph). El meteoro anegó la parte baja de la costa con marejadas ciclónicas que podrían alcanzar los 6 metros (20 pies) de altura y ser letales, dijeron los expertos.

Laura, que había ganado intensidad rápidamente el miércoles, llegó a tierra alrededor en la madrugada cerca de Cameron, una comunidad de 400 habitantes de Luisiana ubicada a unos 48 kilómetros de la frontera este de Texas, explicó el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés).

Los impactos potencialmente catastróficos continuarán, dijeron meteorólogos.

Las rachas de viento superaron los 204 km/h (127 mph) a medida que la pared norte del ojo de Laura avanzaba hacia Cameron. Según los meteorólogos, podrían registrarse vientos aún más potentes que podrían destrozar edificios, arrancar árboles y desplazar vehículos como si se tratase de juguetes.

Las autoridades habían implorado a los residentes de Texas y Luisiana que evacuaran las zonas costeras, pero no todo el mundo les hizo caso antes de que los vientos comenzaran a agitar los árboles en una zona que ya quedó devastada por el paso de Rita en 2005.

Video y fotos publicados en redes sociales mostraron torrentes de lluvia en todas las direcciones en Lake Charles, y calles cubiertas de agua cerca de la costa. Una repentina marejada ciclónica derribó las cámaras instaladas para capturar los efectos del huracán.

Con horas de clima violento por delante, las autoridades dijeron que la magnitud de la destrucción no estará clara hasta el amanecer, cuando se activará el operativo de búsqueda y rescate.

Tras ganar fuerza sobre las cálidas aguas del Golfo de México, el sistema tocó tierra coincidiendo con la marea alta convertido en el huracán más potente que llega a Estados Unidos en lo que va de año.

“Parece una bestia”, dijo el investigador de huracanes de la Universidad de Miami Brian McNoldy. “Eso es algo que no quieres ver si estás en su camino”.

Los vientos con fuerza de huracán que se extendían hasta 95 kilómetros (60 millas) desde el centro de la tormenta se acercaban a la costa, dijeron los meteorólogos, y se registraron bandas de intensas precipitaciones a 48 kms (30 millas) de la playa en Lake Charles.

Los vientos máximos sostenidos del meteoro se incrementaron a 241 km/h (150 mph) antes del anochecer y, según la previsión, podrían caer hasta 38 centímetros (15 pulgadas) de lluvia. Las autoridades activaron una serie de alertas por tornados a medida que Laura se acercaba a la costa pero no hubo reportes de daños de inmediato. Más de 100.000 viviendas y negocios se quedaron sin electricidad en Texas y Luisiana.

Los gobernadores de Texas, Greg Abbott, y de Luisiana, John Bel Edwards, temen que las alarmantes predicciones no estén teniendo efecto en la población a pesar de que las autoridades han emitido órdenes de evacuación obligatoria para más de 500.000 residentes de zonas costeras.

Un huracán de categoría 4 puede causar daños tan catastróficos que la interrupción del servicio eléctrico podría prolongarse varios meses en algunas zonas, y áreas extensas podrían quedar inhabitables por semanas o meses. La amenaza de tal devastación representa un nuevo desafío en ayuda contra desastres para un gobierno que aún debe lidiar con la pandemia de coronavirus. Algunas de las zonas bajo órdenes de evacuación en Luisiana también registran una elevada tasa de casos de COVID-19.

Con información de https://www.voanoticias.com/estadosunidos/potente-huracan-laura-toca-tierra-en-suroeste-de-luisiana

Energía restaurada en casi todo Burlington County

Se ha restablecido el suministro eléctrico a la mayoría de los hogares y negocios del condado de Burlington y todas las carreteras del condado han vuelto a estar abiertas.

Casi una semana después de que la tormenta tropical Isaías azotara la región, menos de 100 propiedades estaban sin electricidad en el condado el lunes por la mañana, en comparación con las más de 80,000 que quedaron sin electricidad inmediatamente después de la tormenta del martes.

Todas las carreteras del condado volvieron a estar abiertas el lunes. Dos docenas se cerraron después de la tormenta tropical.

Freeholder Dan O’Connell agradeció a los empleados del condado y a los socorristas por su trabajo en respuesta a Isaías y las tormentas eléctricas del viernes.

“La semana pasada comenzó con Isaías y terminó con un clima más severo el viernes. Decenas de miles de personas nos quedamos sin electricidad durante días y hubo que limpiar unas dos docenas de carreteras del condado de árboles caídos, ramas, cables y escombros. Estoy agradecido por todos los empleados del condado, equipos de obras públicas y socorristas que trabajaron incansablemente antes, durante y después de las tormentas para ayudarnos a mantenernos seguros y a nuestro condado en funcionamiento. Tienen trabajos difíciles incluso en las mejores circunstancias, y esta semana estuvo lejos de ser ideal. Merecen nuestro agradecimiento por el trabajo que realizaron y los servicios que brindaron ”, dijo O’Connell, quien es el enlace de la junta con los departamentos de Seguridad Pública y Obras Públicas del condado.

Poco más de 5,6 pulgadas de lluvia cayeron en la región la semana pasada durante las tormentas, incluido un máximo de 2,6 pulgadas medido en Medford el martes después de la tormenta tropical, pero ninguna de las ramas norte, suroeste o sur del arroyo Rancocas alcanzó la etapa de inundación. .

Los vientos máximos de entre 56 y 62 mph se midieron en la Base Conjunta de la Fuerza Aérea McGuire y en Coyle Field en Woodland Township, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Comunicaciones centrales del condado de Burlington, que maneja la policía, los bomberos y el despacho de emergencia para los 40 municipios del condado, recibieron cerca de 2,000 llamadas entre de emergencia y no emergencia durante la tormenta del martes, más 6,886 llamadas adicionales de la policía y otras fuentes.

Temporada de huracanes: se pronostica ‘extremadamente activa’ para el Atlántico

Las condiciones atmosféricas y oceánicas están preparadas para impulsar el desarrollo de tormentas en el Atlántico, lo que conduciría a lo que podría ser una temporada «extremadamente activa», según los pronosticadores del Centro de Predicción del Clima de la NOAA, una división del Servicio Meteorológico Nacional.

La agencia publicó su actualización anual de agosto de la Perspectiva de la temporada de huracanes en el Atlántico, publicada inicialmente en mayo.

La temporada de huracanes 2020 ha ido a un ritmo rápido con nueve tormentas con nombre que han establecido un récord hasta ahora y tiene el potencial de ser una de las más ocupadas de la historia.

Históricamente, solo dos tormentas con nombre se forman en promedio a principios de agosto, y la novena tormenta con nombre generalmente no se forma hasta el 4 de octubre. Una temporada promedio produce 12 tormentas con nombre, incluidos seis huracanes de los cuales tres se convierten en huracanes importantes (Categoría 3, 4 o 5).

Nuevo pronóstico

El pronóstico actualizado prevé entre 19 y 25 tormentas con nombre (vientos de 39 mph o más), de las cuales 7-11 se convertirán en huracanes (vientos de 74 mph o más), incluidos 3-6 huracanes importantes (vientos de 111 mph o más). . Esta actualización cubre toda la temporada de huracanes de seis meses, que finaliza el 30 de noviembre, e incluye las nueve tormentas nombradas hasta la fecha.

Según la proyección de ACE, combinada con el número superior al promedio de tormentas y huracanes con nombre, la probabilidad de una temporada de huracanes en el Atlántico por encima de lo normal ha aumentado al 85%, con solo un 10% de probabilidad de una temporada casi normal y una probabilidad de 5 % de probabilidad de una temporada por debajo de lo normal.

Las condiciones oceánicas y atmosféricas actuales que hacen posible una temporada de huracanes «extremadamente activa» son temperaturas de la superficie del mar más cálidas que el promedio en el océano Atlántico tropical y el mar Caribe, cizalladura vertical reducida del viento, vientos alisios tropicales más débiles del Atlántico y un monzón mejorado en África occidental. Se espera que estas condiciones continúen durante los próximos meses. Un factor climático principal detrás de estas condiciones es la fase cálida en curso de la Oscilación Multidecenal del Atlántico, que reapareció en 1995 y ha estado favoreciendo temporadas de huracanes más activas desde ese momento.

Otro factor climático que contribuye este año es la posibilidad de que La Niña se desarrolle en los próximos meses. Indicativo de temperaturas de la superficie del mar más frías que el promedio en las regiones ecuatoriales del Océano Pacífico oriental, La Niña puede debilitar aún más la cizalladura del viento sobre la Cuenca Atlántica, permitiendo que las tormentas se desarrollen e intensifiquen.

Esta temporada de huracanes, FEMA alienta a los residentes de las regiones propensas a huracanes a tener en cuenta el COVID-19 al hacer preparativos y durante las evacuaciones.

Visite https://www.ready.gov/hurricanes para obtener más información. Estén atentos al Centro Nacional de Huracanes para conocer lo último sobre tormentas tropicales y actividad de huracanes en el Atlántico.

Alerta en Guanabo por Tormenta Isaías

La tormenta tropical Isaías ya está sobre Puerto Rico y en el últmo boletín del Servicio Meteorológico Nacional San Juan, PR, de las 6:57 de la mañana de este jueves 30 de julio, se emitió un aviso de inundación repentina para el Municipio de Naguabo, con efecto hasta las 10 de esta misma mañana.

El radar Doppler indicó que han caído entre 1 y 4 pulgadas de lluvia, produciento inundación de pequeños arroyos en áreas urbanas, autopistas, calles y pasos subterráneos, así como otros drenaje y áreas bajas. Lluvias excesivas sobre el área advertida causarán deslizamientos de lodo cerca terreno empinado. El deslizamiento de lodo puede consistir en roca, lodo, vegetación y otros materiales sueltos.

La advertencia también pide a los residentes moverse a terrenos más altos inmediatamente.
Los residentes que viven a lo largo de arroyos y arroyos deben tomar precauciones para proteger la vida y la propiedad.

Mensajes claves

La Tormenta Isaías producirá lluvias fuertes e inundaciones potencialmente peligrosas y deslizamientos de tierra en Islas Vírgenes, Puerto Rico, República Dominicana, norte de Haití y las Bahamas.

Condiciones de tormenta tropical son posibles esta mañana a través de sectores de Islas Vírgenes y Puerto Rico, extendiéndose hacia el oeste en República Dominicana, Haití, el suroeste de Bahamas, Turks y Caicos en la tarde y el viernes.

Aunque los efectos de la tormenta producirían lluvia sobre Cuba, noroeste de Bahamas y Florida durante el fin de semana, es temprano para determinar la magnitud de los impactos.