Más que una Radio

Cuba desarrolla cuatro vacunas contra el COVID-19

por Jenny Larsen

El gobierno cubano ha anunciado recientemente que su vacuna Soberana II contra el COVID-19 entrará pronto en la fase III de los ensayos, con lo que el país está un paso más cerca de producir la primera vacuna de América Latina contra el virus.

Lejos de ser un éxito de la noche a la mañana, la capacidad de Cuba para desarrollar una vacuna es el resultado de décadas de inversión en su industria biofarmacéutica, que en sus primeras etapas de desarrollo contó con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI).

Cuba espera inocular a toda su población contra el COVID-19 con una vacuna de producción propia este año. El país cuenta con cuatro posibles vacunas en desarrollo, la más avanzada de las cuales es Soberana II que debe comenzar los ensayos de fase III en marzo con 150 000 voluntarios. Si supera este último obstáculo clínico, la vacuna cubana será la primera que se desarrolle en América Latina.

Según el Instituto de Vacunas Finlay (IFV), con sede en La Habana, en 2021 podrían suministrarse 100 millones de dosis tanto para uso nacional como para la exportación. Cuba ha firmado un acuerdo para realizar ensayos clínicos en Irán en colaboración con el Instituto Pasteur del país, mientras que Jamaica, Vietnam y Venezuela, entre otros, han expresado su interés en obtener la vacuna una vez que supere las pruebas de seguridad y eficacia necesarias.

A medida que aumentan las disputas internacionales sobre la distribución equitativa, en medio de acusaciones de que los países ricos están acaparando los suministros, una distribución exitosa de Soberana II podría proporcionar un potencial salvavidas a los países en desarrollo que buscan inmunizar a sus poblaciones contra el COVID-19.

Que la pequeña isla caribeña esté por delante de muchos países más desarrollados en la carrera por encontrar una vacuna eficaz puede parecer sorprendente. Sin embargo, décadas de experiencia e inversión en los sectores biotecnológico y farmacéutico de Cuba, que en sus primeras etapas contó con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial y otras organizaciones internacionales, han permitido a la industria dirigir los recursos de forma rápida y eficaz hacia el desarrollo de vacunas de emergencia.

Prioridad a la sanidad

En los años que siguieron a la Revolución de 1959, Cuba dio prioridad al establecimiento de un sistema sanitario de alto nivel centrado en la prevención. El enfoque sanitario del país era tanto una cuestión de principios socialistas como una respuesta al embargo comercial estadounidense, que a partir de 1962 bloqueó casi todas las importaciones procedentes de Estados Unidos, incluidos los medicamentos y otros productos esenciales.

Por ello, Cuba se propuso invertir en la formación de más médicos y creó institutos de investigación científica para apoyar el desarrollo de una industria biofarmacéutica nacional que satisficiera las necesidades de su sistema sanitario. Por ejemplo, desde mediados de la década de 1960, el gobierno invirtió cada vez más en infraestructura científica, incluyendo la creación en 1965 del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC), que ayudó a formar a muchos científicos e ingenieros a lo largo de las décadas de 1960 y 1970.

En el marco de la producción de sus propios medicamentos, a finales de la década de 1970 el gobierno cubano solicitó la ayuda de la ONUDI para construir una planta de producción de productos farmacéuticos. El proyecto de la ONUDI contó con la experiencia de una empresa india, Sarabhai Chemicals, para establecer la primera planta de síntesis química de Cuba para la producción de productos farmacéuticos genéricos.

La planta, Empresa Farmacéutica 8 de Marzo, fue diseñada por expertos de la ONUDI, equipada con tecnología india, y financiada con aportaciones de la India y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, lo que constituyó un ejemplo temprano de cooperación Sur-Sur y triangular.

Exportación a más de 50 países

La introducción de tecnología piloto avanzada para la producción de compuestos farmacéuticos y la formación impartida a numerosos expertos cubanos crearon las condiciones para la ampliación de la producción de medicamentos genéricos en los años siguientes, contribuyendo a crear nuevos puestos de trabajo que fueron desempeñados por químicos e ingenieros cubanos cada vez más cualificados, incluyendo muchas mujeres.

En la actualidad, la Empresa Farmacéutica 8 de Marzo está afiliada al Grupo Empresarial de Industrias Biotecnológicas y Farmacéuticas, de propiedad estatal, conocido como BioCubaFarma. El Grupo alberga más de 30 empresas e institutos de fabricación que, en conjunto, producen más de la mitad de los medicamentos esenciales del país, además de exportar medicamentos a más de 50 países.

El interés temprano de Cuba por la salud, la investigación médica y la ciencia también la situó en una buena posición para aprovechar los avances de la ingeniería genética que condujeron al rápido crecimiento de la biotecnología en la década de 1980.

El gobierno se volcó de lleno en el sector, espoleado por la necesidad de hacer frente a los recurrentes brotes de enfermedades, incluida la presencia generalizada de la meningitis B. En 1986 abrió el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), que en las últimas décadas ha sido responsable del desarrollo de una serie de medicamentos y vacunas, sobre todo en el tratamiento de cáncer, enfermedades cardiovasculares, meningitis y hepatitis.

La obesidad en adultos está aumentando

Nuevos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) muestran que la prevalencia de la obesidad en adultos está aumentando y que persisten las disparidades raciales y étnicas. En particular, los adultos con obesidad tienen un mayor riesgo de sufrir resultados graves por COVID-19.

Los mapas de prevalencia de obesidad en adultos de 2019 muestran que doce estados ahora tienen una prevalencia de obesidad en adultos igual o superior al 35%: Alabama, Arkansas, Indiana, Kansas, Kentucky, Luisiana, Michigan, Mississippi, Oklahoma, Carolina del Sur, Tennessee y Virginia Occidental. Esto es superior a nueve estados en 2018 y seis estados en 2017.

Los mapas desglosan la prevalencia de la obesidad en adultos por raza, etnia y ubicación según los datos de peso y altura autoinformados. Los datos combinados de 2017-2019 muestran notables disparidades raciales y étnicas:

  • 34 estados y el Distrito de Columbia tenían una prevalencia de obesidad del 35% o más entre los adultos negros no hispanos.
  • 15 estados tenían una prevalencia de obesidad del 35% o más entre los adultos hispanos.
  • 6 estados tenían una prevalencia de obesidad del 35% o más entre los adultos blancos no hispanos.

Además de los mapas, los CDC han publicado una declaración resumida sobre la obesidad y la raza y el origen étnico en relación con el riesgo de COVID-19.

  • Aspectos destacados de esta declaración resumida:La obesidad empeora los resultados del COVID-19, lo que aumenta el riesgo de enfermedad grave, hospitalización y muerte.
  • La obesidad afecta de manera desproporcionada a algunos grupos minoritarios raciales y étnicos que también tienen un mayor riesgo de contraer COVID-19.
  • Estas disparidades subrayan la necesidad de eliminar las barreras para una vida saludable y garantizar que las comunidades apoyen un estilo de vida saludable y activo para todos.
  • Si bien los cambios en el sistema y el medio ambiente pueden llevar tiempo, podemos dar pequeños pasos ahora para mantener o mejorar nuestra salud y protegernos durante esta pandemia.Mantenerse activo y llevar una dieta saludable puede respaldar una función inmunológica óptima y ayudar a prevenir o controlar las enfermedades crónicas que empeoran los resultados del COVID-19.

Estas acciones, además de dormir lo suficiente y encontrar formas saludables de lidiar con el estrés, pueden ayudar a mantener el peso y mejorar la salud en general.

Todos tenemos un papel que desempeñar para cambiar el rumbo contra la obesidad. Lea la declaración resumida en: https://www.cdc.gov/obesity/data/obesity-and-covid-19.html.

La misión de los CDC incluye lograr la equidad en la salud al eliminar las disparidades en la salud y lograr una salud óptima para todos los estadounidenses. Los CDC abordan la equidad en la salud a través de sus programas, investigaciones, herramientas y recursos, y liderazgo.

Para obtener información sobre el trabajo de los CDC para reducir y eliminar las disparidades en la salud para alcanzar la equidad en la salud, https://www.cdc.gov/healthequity/index.html.

Severas sanciones para las curas falsas para el COVID-19

Si tú o uno de tus seres queridos tiene COVID-19, podrías poner tus esperanzas en productos que te garanticen el tratamiento o la cura que estás buscando. Pero si esos productos no dan el resultado anunciado, entonces podrías terminar pagando mucho dinero a cambio de promesas falsas. Hoy, la FTC anunció un caso nuevo contra dos compañías, — Golden Sunrise Nutraceutical, Inc., Golden Sunrise Pharmaceutical, Inc. — y dos miembros directivos — Huu Tieu y Stephen Meis — por incurrir presuntamente en este tipo de promesas.

Golden Sunrise anunció que los suplementos dietarios de su plan de tratamiento Emergency D-virus podrían curar el COVID-19. Aun después de que la FTC le enviara una carta de advertencia en abril de 2020, Golden Sunrise Pharmaceutical continuó declarando que sus productos estaban “exclusivamente calificados para tratar y modificar el curso de la epidemia del virus”, incluso en anuncios exhibidos en carteles en la vía pública en California.

Golden Sunrise también declaró que sus productos habían sido “revisados y aceptados” por la FDA.

Según la FTC, todas esas declaraciones son engañosas. En la demanda de la FTC se indica que Golden Sunrise indujo a error a la gente declarando que sus productos podrían curar el COVID-19. Ninguna de las declaraciones que hizo la compañía acerca de la efectividad para curar el coronavirus — o cualquiera de las otras afecciones graves mencionadas en sus anuncios, como cáncer y Parkinson — tiene respaldo científico. Además, la FTC también dice que la FDA nunca aprobó los productos de las compañías.

Para luchar contra el coronavirus, conocer los datos certeros te van a ayudar. A continuación, algunas recomendaciones para seguir y compartir con los demás:
•        Habla siempre con tu médico u otro profesional a cargo de la atención de tu salud antes de probar cualquier producto que digan que sirve para tratar o curar el COVID-19.
•        Para consultar información clara y concisa sobre el COVID-19, visita CDC.gov. Para consultar información sobre los tratamientos en desarrollo, también puedes visitar la página de Recursos de la FDA.
•        Para más información sobre las estafas relacionadas con el COVID-19 visita ftc.gov/coronavirus/es y suscríbete para recibir alertas para consumidores de parte de la FTC.
•        Si encuentras un producto sobre el que se dice que es efectivo para prevenir, tratar o curar el COVID-19, repórtalo a la FTC en ftc.gov/queja.

Tips para mantener los alimentos «frescos para el verano»

Una de las mejores cosas del verano es finalmente disfrutar del clima cálido afuera; las barbacoas y picnics en el patio trasero pueden ser una excelente manera de salir mientras se mantienen seguros. Pero el aumento de las temperaturas también puede traer riesgos para la seguridad alimentaria. Durante el clima cálido, es aún más importante asegurarse de que su comida sea segura manteniéndola «fresca durante el verano».

Normalmente, los alimentos perecederos se pueden dejar afuera por solo dos horas antes de que necesiten enfriarse o descartarse. Esto mantiene su comida fuera de la zona de peligro de temperaturas entre 40 y 140 ° F, donde los gérmenes que causan enfermedades transmitidas por los alimentos pueden crecer rápidamente. En verano, el clima cálido y húmedo crea un ambiente ideal para que las bacterias crezcan más rápidamente. Cuando la temperatura exterior es superior a 90 ° F, los alimentos solo son seguros durante una hora. Si planea pasar horas al sol, siga estos consejos para mantener sus alimentos seguros.

Consejo genial # 1: traiga el frío
Cuando se sirve comida al aire libre, las fuentes de frío adicionales son imprescindibles para mantener todo fresco. Empaque refrigeradores con bolsas de hielo, paquetes de gel o incluso botellas de agua congeladas para que sus alimentos permanezcan fríos y seguros por el mayor tiempo posible. Mantenga un termómetro para electrodomésticos en su refrigerador para asegurarse de que sus alimentos se mantengan por debajo de 40 ° F.

Consejo genial # 2: empacarlo bien
Los refrigeradores llenos mantendrán sus alimentos perecederos fríos y seguros por mucho más tiempo que los que están medio llenos. Almacene sus refrigeradores antes de salir para que pueda mantener todo a una temperatura segura durante todo el día. Si no llena la hielera con comida, llene el resto con hielo extra. También puede empacar alimentos cuando están congelados para mantener una temperatura fría para sus refrigerios, incluso cuando hace calor afuera.

Consejo genial # 3: ábralo y ciérrelo rápido
Cuando se divierta al sol, es posible que desee una bebida fría y agradable para mantenerse fresco. Debido a que los refrigeradores de bebidas tienden a abrirse con más frecuencia, mantenga sus bebidas en un refrigerador separado de sus alimentos perecederos. Para los refrigerios, solo saque lo que necesita y mantenga el resto frío para más tarde. Nunca deje su refrigerador abierto por mucho tiempo.

Consejo genial # 4: cuando tenga dudas, tírelo
Lo último que desea traer desde el exterior es un caso de enfermedad transmitida por alimentos. Si su comida ha estado fuera por un tiempo, puede que no sea seguro volver a empacar y comer más tarde. No dude en tirar cualquier alimento que haya quedado al sol por mucho tiempo. Mantenga los refrigeradores a la sombra para que se mantengan frescos y mantenga su comida fresca también.

Sugerencia genial # 5: Revise
No se olvide de mantener frescos sus alimentos y entregas de alimentos cuando hace buen tiempo. Si va a la tienda, lleve una bolsa de almacenamiento en frío o con fuentes frías para mantener sus alimentos seguros hasta que llegue a casa. Si recibe alimentos o kits de comida, realice un seguimiento de su progreso. Verifique que su comida haya sido transportada en bolsas aisladas o empacadas en cajas con paquetes de hielo o gel. Sus alimentos perecederos deben permanecer parcialmente congelados o fríos en el refrigerador (40 ° F o menos) para permanecer seguros. Luego, asegúrese de ponerlos en el refrigerador o congelador lo antes posible.

Si tiene más preguntas sobre cómo mantener sus alimentos frescos durante el verano, llame a la línea directa de carne y aves de corral del USDA al 1-888-MPHotline (1-888-674-6854) para hablar con un experto en seguridad alimentaria o chatear en vivo en ask.usda.gov de 10 a.m. a 6 p.m. Hora del este, de lunes a viernes. También puede visitar FoodSafety.gov y seguir al FSIS en Twitter @USDAFoodSafety o en Facebook en Facebook.com/FoodSafety.gov. ¡Quédate tranquilo, todos!