La agencia para los refugiados pide acabar con los obstáculos al derecho de asilo en Estados Unidos por el Covid-19

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados pidió a los Estados Unidos que, de acuerdo con las obligaciones legales internacionales y de derechos humanos, levante sus restricciones a la concesión del derecho de asilo instauradas por la pandemia de COVID-19 y que continúan en activo en la frontera de la nación norteamericana.

Filippo Grandi celebró la exención del Ejecutivo estadounidense a estas severas restricciones para los niños no acompañados y para algunas familias en situación de gran vulnerabilidad, pero señaló que la admisión diaria de un reducido número de solicitudes de asilo implica “algunos riesgos y no es una respuesta adecuada”.

“Existe una necesidad urgente de tomar medidas adicionales para proporcionar acceso en los puertos de entrada que permanecen cerrados a la mayoría de las personas solicitantes de asilo debido a la Orden de salud pública dispuesta por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos con base en el Título 42, vigentes desde marzo del año pasado”.

La Orden se ha traducido en la expulsión de cientos de miles de personas a México, con graves consecuencias humanitarias en el norte de ese país, o a sus países de origen, impidiéndoles el acceso a los procedimientos de asilo.

Grandi recordó que “las garantías de acceso a un territorio seguro y la prohibición de la devolución de las personas solicitantes de asilo son preceptos básicos de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y el derecho de los refugiados, que los gobiernos deben respetar para proteger los derechos y las vidas de las personas refugiadas”.

La defensa de la salud pública y el derecho de asilo son compatibles  

La Agencia de la ONU para los Refugiados ha reiterado desde el inicio de la pandemia que la defensa de la salud pública y la protección del derecho de asilo, un derecho humano fundamental, son totalmente compatibles.

Durante el punto más álgido de la emergencia de salud pública provocada por el coronavirus y con el objetivo de proteger al mismo tiempo los derechos a la salud y el de asilo, muchos países activaron protocolos como exámenes médicos, pruebas y medidas de cuarentena.

Grandi alentó a la administración estadounidense a seguir trabajando para fortalecer su sistema de asilo y a diversificar las vías de entrada seguras para que los solicitantes de asilo no se vean obligadas a recurrir a travesías peligrosas facilitadas por traficantes.

Desde hoy en Puerto Rico entran en vigencia nuevas medidas por el Covid-19

La Orden Ejecutiva 2020-080 tendrá efectividad es desde este lunes, 16 de noviembre hasta el 11 de diciembre. Se mantiene vigente el toque de queda de 10:00 p.m. a 5:00 a.m.

La data recopilada muestra un aumento sostenido en el número de casos confirmados, en la capacidad hospitalaria y una tendencia sostenida de aumento en el número de fallecimientos. El nivel de riesgo general según el Modelo de Monitoreo de COVID-19 Niveles de Riesgos e Intervenciones de Salud Pública, está en color naranja, lo que implica un nivel alto de contagios.

Según establece el nivel naranja, el porcentaje de ocupación de los establecimientos autorizados ahora será de hasta 30%. Esto incluye centros comerciales, restaurantes, comercios al detal y concesionarios de venta de vehículos de motor. La ocupación de cines, casinos y gimnasios continúa al 30%.

Los eventos religiosos y los servicios funerarios se ofrecerán a una capacidad máxima del 30%.

Según el modelo en nivel naranja, deberán permanecer en 30% la ocupación de piscinas comunes, y las playas se pueden usar para ir hacer deportes, evitando las aglomeraciones. Deberán permanecer cerradas áreas recreacionales, barras, chinchorros y cafetines.

Los servicios de transportación pública continuarán ofreciéndose, según regulados por el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP).

Dado al aumento en la capacidad hospitalaria, se limitan aquellas cirugías electivas que requieran unidades de cuidado intensivo posterior a las que sean de urgencia conforme al criterio médico.

Ante el repunte de casos, se reinstala la suspensión del requisito de referido para los beneficiarios del Plan Vital durante la vigencia de esta orden ejecutiva.

Comenzando este lunes, se le requiere a todos los comercios autorizados a operar que coloquen afiches con la capacidad máxima, según sea el 30% de la capacidad en lugares visibles notificando la línea confidencial del Departamento de Salud para reportar incumplimientos con la orden ejecutiva. El afiche requerido por los comercios estará disponible en la página de internet de La Fortaleza, y debe contener el teléfono (787) 522-6300, extensiones 6899, 6840, 6824 y 6833 además del correo electrónico investigaciones@salud.pr.gov.

Para hacer cumplir con estas disposiciones, la gobernadora activó a la Guardia Nacional de Puerto Rico para, al igual que la ciudadanía, estén vigilantes y se comuniquen con el Departamento de Salud y con el Negociado de la Policía de ver alguna violación a la orden, actuando en conformidad a la Reforma de la Policía.

El secretario de Salud, Lorenzo González Feliciano, destacó: “Luego de evaluar el escenario en el que nos encontramos actualmente, tomamos la decisión de imponer restricciones adicionales para evitar más contagios en Puerto Rico. Las medidas impuestas tienen el fin de controlar los contagios en los lugares más frecuentados por la población. Luego de los sucesos que han ocurrido en las pasadas semanas y tomando en consideración las festividades venideras, es nuestra responsabilidad crear conciencia sobre los riesgos que enfrenta la población si no se toman las medidas de protección correspondiente”.

Mientras, el comisionado del Negociado de la Policía, Henry Escalera, expresó que: “El Negociado de la Policía se mantiene atento e implementando los planes de trabajo delineados para hacer cumplir la Orden Ejecutiva. Intervendremos con las personas que incumplan con las medidas tomadas para prevenir contagios de COVID-19. Hago un llamado a la ciudadanía a observar el distanciamiento físico, a usar mascarillas y tomar medidas requeridas para proteger sus vidas”.