Más que una radio!

La agencia para los refugiados pide acabar con los obstáculos al derecho de asilo en Estados Unidos por el Covid-19

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados pidió a los Estados Unidos que, de acuerdo con las obligaciones legales internacionales y de derechos humanos, levante sus restricciones a la concesión del derecho de asilo instauradas por la pandemia de COVID-19 y que continúan en activo en la frontera de la nación norteamericana.

Filippo Grandi celebró la exención del Ejecutivo estadounidense a estas severas restricciones para los niños no acompañados y para algunas familias en situación de gran vulnerabilidad, pero señaló que la admisión diaria de un reducido número de solicitudes de asilo implica “algunos riesgos y no es una respuesta adecuada”.

“Existe una necesidad urgente de tomar medidas adicionales para proporcionar acceso en los puertos de entrada que permanecen cerrados a la mayoría de las personas solicitantes de asilo debido a la Orden de salud pública dispuesta por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos con base en el Título 42, vigentes desde marzo del año pasado”.

La Orden se ha traducido en la expulsión de cientos de miles de personas a México, con graves consecuencias humanitarias en el norte de ese país, o a sus países de origen, impidiéndoles el acceso a los procedimientos de asilo.

Grandi recordó que “las garantías de acceso a un territorio seguro y la prohibición de la devolución de las personas solicitantes de asilo son preceptos básicos de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y el derecho de los refugiados, que los gobiernos deben respetar para proteger los derechos y las vidas de las personas refugiadas”.

La defensa de la salud pública y el derecho de asilo son compatibles  

La Agencia de la ONU para los Refugiados ha reiterado desde el inicio de la pandemia que la defensa de la salud pública y la protección del derecho de asilo, un derecho humano fundamental, son totalmente compatibles.

Durante el punto más álgido de la emergencia de salud pública provocada por el coronavirus y con el objetivo de proteger al mismo tiempo los derechos a la salud y el de asilo, muchos países activaron protocolos como exámenes médicos, pruebas y medidas de cuarentena.

Grandi alentó a la administración estadounidense a seguir trabajando para fortalecer su sistema de asilo y a diversificar las vías de entrada seguras para que los solicitantes de asilo no se vean obligadas a recurrir a travesías peligrosas facilitadas por traficantes.

Trabajar largas semanas laborales de 55 horas mata

Las largas jornadas laborales provocaron 745.000 muertes por accidente cerebrovascular y cardiopatía isquémica en 2016, según las últimas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional del Trabajo publicadas este lunes en Environment International.

Una de las cuestiones más preocupantes del estudio es el hecho de que lejos de haber avanzado en la mejora de la salud de los trabajadores, esas cifras suponen un aumento del 29% desde el año 2000.

“Trabajar 55 horas o más por semana es un grave peligro para la salud”, asegura la doctora Maria Neira, directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la Organización Mundial de la Salud. “Es hora de que todos, gobiernos, empleadores y empleados nos demos cuenta de que las largas jornadas laborales pueden provocar una muerte prematura”.

En un primer análisis global de la pérdida de vidas y salud asociada con el trabajo prolongado, las dos agencias de la ONU estiman que, en 2016, 398.000 personas murieron por accidente cerebrovascular y otras 347.000 por enfermedades cardíacas como resultado de haber trabajado al menos 55 horas a la semana.

Entre 2000 y 2016, el número de muertes por enfermedades cardíacas debido al trabajo prolongado aumentó en un 42% y por derrames cerebrales en un 19%.

Además, se perdieron 23,3 millones de años de vida a causa de las discapacidades generadas por esas enfermedades.

Más hombres que mujeres

Esta carga de morbilidad relacionada con el trabajo es particularmente significativa en los hombres (el 72% de las muertes ocurrieron entre hombres), las personas que viven en las regiones del Pacífico Occidental y Asia Sudoriental, y los trabajadores de mediana edad o mayores.

La mayoría de las muertes registradas fueron entre personas que tenían entre los 60 y 79 años y que habían trabajado durante 55 horas o más por semana entre las edades de 45 y 74 años.

Ahora que se sabe que trabajar muchas horas es responsable de aproximadamente un tercio de la carga total estimada de enfermedad relacionada con el trabajo, esta se establece como el factor de riesgo con la mayor carga de enfermedad ocupacional. Esto cambia el pensamiento hacia un factor de riesgo ocupacional relativamente nuevo y más psicosocial para la salud humana.

El estudio concluye que trabajar 55 horas o más por semana se asocia con un riesgo estimado de 35% más de accidente cerebrovascular y un 17% más de riesgo de morir por cardiopatía isquémica, en comparación con trabajar de 35 a 40 horas a la semana.

El mayor aliado contra la desinformación durante la pandemia de COVID-19 ha sido el periodismo independiente

La pandemia del coronavirus nos ha enfrentado a una serie de desafíos globales que acentúan el rol fundamental de obtener una información “fiable, verificada y universalmente accesible” que sirva “para salvar vidas y construir sociedades fuertes y resilientes”, afirmó este lunes el Secretario General de la ONU en su mensaje por el Día Mundial de la libertad de prensa.

Durante su alocución, António Guterres destacó la importancia de la labor de los periodistas y los profesionales de los medios de comunicación durante este tipo de crisis, ya que facilitan la tarea de “navegar por un mar de información” que cambia constantemente y aclaran “peligrosas inexactitudes y falsedades”.

“En demasiados países, corren grandes riesgos personales, como nuevas restricciones, censura, abusos, acoso, detención e incluso peligro de muerte, simplemente por hacer su trabajo. Y la situación sigue empeorando”, advertía.

El Secretario General indicó el alto peaje económico que han sufrido muchos medios de comunicación durante la pandemia, incluso amenazando a su propia supervivencia, una situación que dificulta el acceso a una información fiable y la aparición de rumores, falsedades y opiniones extremas.        

Por ello, Guterres emplazó a los Gobiernos a hacer “todo lo que esté en su mano” en apoyo de unos medios de comunicación “libres, independientes y diversos”.

“El periodismo libre e independiente es nuestro mayor aliado en la lucha contra la información errónea y la desinformación”, resaltó.

Continúe leyendo en el sitio Noticias ONU, en el siguiente link: https://news.un.org/es/story/2021/05/1491562

Día del Idoma Español: “Somos lo que de la lengua hacemos”

https://news.un.org/es/interview/2021/04/1491222

“Desde cuando concurría a la escuela primaria me preocupaban las palabras y ya a los diez años, inspirada por mis maestras y mi vocación, decidí el rumbo de mi profesión. Me preguntaban si quería casarme, formar una familia, y yo respondía: quiero tener una editorial, quiero escribir libros”, relata con fervor la Doctora en Letras Alicia María Zorrilla* al referirse al origen de su interés por la lengua española.

Alicia María Zorrilla es actualmente la presidenta de la Academia Argentina de Letras y Miembro Correspondiente Hispanoamericana de la Real Academia Española, fue su pasión por el español quien la eligió desde su niñez para que dedicara su vida a divulgar correctamente la lengua, a protegerla y a enseñar a respetarla.

Zorrilla es autora de Sueltos de lengua, su último libro cuyo nombre asegura que tiene un doble sentido: son escritos breves sobre distintos aspectos del idioma español (tropiezos médicos; eclipses de sintaxis; los hipocorísticos o apelativos familiares; el mal uso de los verbos; los avisos anti-publicitarios; las erratas, que nunca mueren; los anglicismos depredadores), y, al mismo tiempo, se refiere a quienes hablan con desenvoltura, sin reflexionar demasiado en lo que dicen.

“El libro ha nacido de mi labor docente. Me gusta enseñar con humor y lograr que los alumnos adviertan cómo los errores que se cometen inconscientemente provocan risa. Mi objetivo es que aprendan riendo —no divirtiéndose—, que piensen lo que dicen. Siempre les repito: «Somos lo que de la lengua hacemos»”, dice Zorrilla.

La doctora ha suspendido la docencia durante la pandemia, prefiere la presencialidad, y mientras se encuentra a la espera de poder retomar ese espacio, cuando la situación epidemiológica lo permita en Argentina, está concentrada en la redacción de su siguiente libro, que aún no tiene nombre pero que continúa la misma línea de “Sueltos de lengua.”

Piensa que este nuevo proyecto es un gusto más que se permite y asegura que si volviera a nacer volvería a elegir y transitar el mismo camino que la transformó en una apasionada y en una referente de las letras.

En el marco de la celebración este 23 de abril del Día del Idioma Español en las Naciones Unidas, entrevistamos a Alicia María Zorrilla, presidenta de la Academia Argentina de Letras, para conocer sus reflexiones sobre la influencia de las nuevas plataformas de comunicación, y los cambios socioculturales e ideológicos en el devenir de la lengua que hablan más de medio billón de personas en el mundo. 

¿Cómo describiría el estado de la lengua española actualmente en la Argentina y en todos los países hispanoparlantes? ¿Se habla y se escribe mal o peor que en el siglo XX?

¿Cuáles han sido las transformaciones más significativas del idioma español en el siglo XXI? 

La lengua no se transforma con el cambio de siglo. Desde mi punto de vista, se enriquece gradualmente con los aportes de los distintos ámbitos de especialidad. Por ejemplo, con el advenimiento de la pandemia, el periodismo ha adquirido un papel protagónico y ha difundido palabras que comenzaron a usarse con frecuencia: aislamientoasintomáticoburbujaconfinamientocontagiocoronavirusCOVID y COVID-19cuarentenadesconfinamientodesescalada, infectados, pandemia, teletrabajo. De la creatividad de los hablantes nacieron coronacombicoronacrisiscovideocovídicocovidiomacovidiotacuarentenarcuarentenearencuarentenarinfectocraciainfodemiazoompleaños, etcétera.

En general, en algunos ámbitos profesionales, advierto un creciente interés en usar bien las palabras.        

¿Cuál es su opinión sobre el lenguaje inclusivo? ¿Destruye las bases de la lengua o la actualiza?

El llamado «lenguaje inclusivo» ni construye ni destruye. Está fuera del sistema gramatical del español y, como lingüista, me atengo a este sistema rigurosamente. Una lengua, un cuerpo lingüístico, no puede inventarse o reinventarse conscientemente de la noche a la mañana. No pueden reemplazarse las letras a y o, que diferencian el género, con la arroba, el asterisco, la e o la x porque se tiene la voluntad de hacerlo en contra del androcentrismo o de reflejar con ello una realidad sociopolítica. ​Esa sustitución es ajena a la morfología del español e innecesaria, pues el masculino genérico o masculino gramatical ya es inclusivo, ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de género porque se emplea en contextos genéricos e incluye en su significado a los individuos del sexo masculino y a toda la especie humana sin distinción de sexos (Los ciudadanos tienen derechos y obligaciones), y el género marcado es el femenino, que solo designa a ese género tanto en singular como en plural. Modificar una lengua milenaria como la nuestra no significa transformar la sociedad, que necesita estar cada vez más unida por el respeto, la verdad y las certezas. Considero, pues, que no deben forzarse las estructuras lingüísticas del español para que se conviertan en espejo de una ideología, pues la gramática española que estudiamos no coarta la libertad de expresarnos o de interpretar lo que expresan los demás. Lo afirmo con la convicción de que una lengua que interrelaciona nunca excluye.

¿Qué impacto considera que ha tenido el avance de las redes sociales en el desarrollo de la lengua española? ¿Y las comunicaciones por WhatsApp?

Las redes sociales han permitido una comunicación rápida, ágil, coloquial. Puede cuestionarse la calidad de algunos mensajes, pero, fuera de ese ámbito, lo importante es saber hablar y escribir con decoro en español. Sin duda, en ámbitos formales, deberán respetarse las normas que rigen la correcta expresión de nuestra lengua. Estoy segura de que a nadie se le ocurriría redactar un informe profesional a la manera de un mensaje de WhatsApp. 

Sobre la base de lo que usted describe en su libro, ¿cómo cree que se podría trabajar con los jóvenes para que se hable y se escriba mejor a fin de preservar las raíces de la lengua?

El humor abre muchas puertas, sobre todo, la atención de los alumnos. El profesor deberá armonizar los contenidos gramaticales con el ejemplo adecuado extraído de la realidad. Requiere mucho tiempo, mucho esfuerzo y mucho trabajo de búsqueda, pero se recogen frutos magníficos. La lengua española debe enseñarse con pasión. Esto significa que los alumnos aprendan a dudar de lo que saben para fortalecer sus vínculos con las palabras. La labor docente consiste en hacer lo imposible para desterrar lo que se ignora acerca de nuestra lengua.  

Yo doy mis clases tratando de hacer reír a mis alumnos, hago énfasis en los ejemplos graciosos, y se relajan, se animan a participar. La risa motiva.

En 2020 el Instituto Cervantes de Madrid dio a conocer que el español es el segundo idioma más hablado en el mundo ¿Cree que cada vez más personas en el mundo se proponen aprenderlo como segunda lengua? ¿Por qué?  

Ya lo hablan 585 millones de personas. Lo estudian por su riqueza léxica, porque es una lengua vigorosa y porque ya está tan difundida en el mundo. Enseñarles español a extranjeros significa deslumbrarlos con el asombro y el descubrimiento. Cada palabra los conduce a un nuevo lugar de caminos infinitos.

¿Cuál es su anhelo con respecto al uso de la lengua española en los años por venir?

Que se tome conciencia de que debe estudiarse con dedicación más que cualquier otro idioma, pues nos identifica. Las palabras nos habitan, y habitamos las palabras. Que el español sea nuestra lengua materna no significa que sepamos hablarlo bien y, menos aún, escribirlo bien.

La lengua es nuestra identidad y hay que trabajar para defenderla, es fundamental que la gente sepa expresarse con claridad para lograr el entendimiento por parte de los interlocutores.

*Alicia María Zorrilla nació en Buenos Aires (Argentina) en 1948. Es Miembro de Número de la Academia Argentina de Letras y Presidenta de esta Corporación; Miembro Correspondiente Hispanoamericana de la Real Academia Española; Doctora en Letras por la Universidad del Salvador; Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid; Profesora especializada en Castellano, Literatura y Latín; Profesora especializada en Literatura Hispanoamericana; Presidenta y Directora Académica de la Fundación Instituto Superior de Estudios Lingüísticos y Literarios LITTERAE.

Entrevista producida por Natalia Montagna, del Centro de Información de las Naciones Unidas en Buenos Aires.

ONU Mujeres condena el asesinato de Victoria Salazar, migrante salvadoreña en Tulum

ONU Mujeres condenó “profundamente” el asesinato de Victoria Esperanza Salazar el pasado sábado en Tulum, Mexico, a manos de cuatro policías.

La migrante salvadoreña falleció cuando fue sometida en el piso por cuatro elementos de la Dirección Municipal de Seguridad Pública de Tulum, en el Estado de Quintana Roo.

En su cuenta oficial de Twitter, la agencia de Naciones Unidas rechazó toda forma de violencia contra las mujeres y recordó que los cuerpos policiales tienen la obligación de garantizar la seguridad de las personas.

“Hacemos un llamado a que, de conformidad con la ley vigente y aplicable, se investigue su muerte con perspectiva de género y se tomen las medidas correspondientes para prevenir y sancionar cualquier acto de violencia contra las mujeres”, expresa la agencia.

“No habrá impunidad”

El presidente de México, Andres Manuel López Obrador, expresó su pesar este lunes ante el “lamentable hecho” ocurrido con Victoria Salazar.

“Fue brutalmente tratada y asesinada y es un hecho que nos llena de pena, de dolor y de vergüenza. Decir a sus familiares a las mujeres salvadoreñas y mexicanas y del mundo, y a todos hombres y mujeres que se va a castigar a los responsables. Ya están en proceso de ser enjuiciados y no habrá impunidad”, dijo durante un evento sobre la igualdad de las mujeres en la capital del país.

Según informes de prensa, actualmente el Estado de Quintana Roo investiga el incidente que quedo filmado en un video viral como homicidio agravado. En las imágenes se puede ver como uno de los cuatro policías coloca la rodilla en el cuello de la víctima que murió asfixiada.

“Como sociedad no podemos permitir que la violencia contra las mujeres quede impune. Queremos un mundo con seguridad para todas y todos. Un mundo libre de violencia. Ese es el mundo que queremos”, expresó ONU Mujeres.

Una nueva iniciativa protegerá a los niños en México de los peligros de la migración

La Agencia de la ONU para los Refugiados y UNICEF anunciaron el lanzamiento del proyecto de Promoción global de mejores prácticas para niñas, niños y adolescentes en situación de migración.

La iniciativa busca reforzar las estructuras de atención y protección de la niñez y adolescencia en situación de movilidad humana en México, El Salvador, Zambia y África del Sur, y cuenta con la financiación de siete millones de euros aportados por la Unión Europea. Este proyecto de cooperación sur-sur comporta un intercambio de conocimiento y buenas prácticas entre países durante los siguientes 30 meses.

En México, el proyecto continuará promoviendo la reciente reforma de la Ley de Migración y la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político, mediante el fortalecimiento de los sistemas de protección para mejorar las opciones de cuidados alternativos, y reforzando las capacidades de recepción de familias con niños, niñas y adolescentes, la respuesta de salud mental y apoyo psicosocial, y la prevención de la violencia contra niñas, niños y adolescentes en situación de movilidad.

El plan se pondrá en marcha en los estados mexicanos de Baja California, Chiapas, Chihuahua, Tamaulipas y Veracruz en colaboración con los gobiernos federal y estatales, y en coordinación con diversas instituciones y organizaciones de la sociedad civil.  

“Los derechos de todas las niñas, niños y adolescentes migrantes viajan con ellos y deben protegerse en todo lugar y en todo momento. Para fortalecer las instancias y los mecanismos encargados de protegerles, entre ellos brindar opciones de cuidado y de apoyo psico-emocional, es necesaria la suma de esfuerzos de todos los sectores involucrados”, señaló el representante de UNICEF en México, Christian Skoog.

La COVID-19 disminuye el número de menores en movimiento, pero no los riesgos

Durante el año 2019, las autoridades mexicanas identificaron aproximadamente 52.000 niñas, niños y adolescentes en situación de movilidad humana.

A lo largo de su camino, estos menores se enfrentan a diversos tipos de riesgos y violencia, como la sexual y la de género, la captación por redes de trata o crimen organizado, separación familiar, abusos, extorsión o secuestro, entre otros abusos. Al mismo tiempo, afrontan una variedad de obstáculos para poder acceder a sus derechos y a mecanismos adecuados de protección internacional, sin importar si viajan con sus familias o no acompañados

“El número de niños solicitantes de asilo ha aumentado a nivel mundial y también en México. Sin embargo, no se identifica a muchos de los niños, niñas y adolescentes que llegan a México y necesitan protección internacional como refugiados. Son particularmente vulnerables frente a diversos riesgos durante el desplazamiento. El lanzamiento de este proyecto es muy oportuno y brindará un apoyo importante en la implementación de la reciente reforma legal que prohíbe toda detención migratoria de niños, niñas y adolescentes”, señaló el representante de la Agencia de la ONU para los refugiados en México, Mark Manly.

Aunque el cierre de fronteras debido a la pandemia de COVID-19 hizo disminuir las cifras, el escenario para los menores que se desplazan deviene aún más vulnerable, debido al confinamiento y a la reducción del acceso a servicios básicos como salud y educación, las limitaciones en un gran número de albergues y a las restricciones en el acceso a medidas de protección. 

Sin embargo, el flujo migratorio ha vuelto a incrementarse durante los últimos tres meses estableciendo nuevos desafíos.

“Esta iniciativa de UNICEF y ACNUR, en favor de la protección de niñas, niños y adolescentes migrantes, se une a otros proyectos auspiciados por la Unión Europea en México en favor de los derechos de las personas migrantes que buscan la integración de las personas con necesidades de protección internacional a través del trabajo, la asistencia y reconocimiento de derechos de las personas migrantes, su atención en situaciones de emergencia, la trata de personas y la atención de las causas de la migración en los países de origen”, destacó Jean-Pierre Bou, embajador adjunto de la Unión Europea.

Alertan de una posible nueva ola de movilizaciones sociales en América Latina

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos alertó sobre la posible llegada de una importante crisis socioeconómica y humanitaria, con tasas de pobreza que podrían alcanzar más del 37% durante este año en América Latina y el Caribe, de acuerdo con los datos más recientes.

Durante un discurso ante el Consejo de Derechos Humanos donde repasó la situación humanitaria a nivel global, Michelle Bachelet indicó que los efectos causados por el coronavirus en toda América se han agudizado todavía más por la debilidad de los sistemas de seguridad social, las desigualdades estructurales y la discriminación -especialmente las que sufren los pueblos afrodescendientes e indígenas-, la escasa diversificación de las economías y el elevado número de trabajadores informales.

Bachelet recordó que durante los últimos años ya habían crecido los movimientos de protesta social en naciones como Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, México o Perú y, pese a las peculiaridades de cada protesta, explicó que todos se centran generalmente en el acceso inadecuado a los derechos económicos y sociales, la discriminación, la impunidad y las acusaciones de corrupción.

“En varios países, la respuesta a las manifestaciones ha sido el uso excesivo de la fuerza. El desarrollo de la crisis socioeconómica y humanitaria de la pandemia corre el riesgo de agravar aún más este descontento y podría desencadenar una nueva ola de disturbios sociales”, advirtió.

A su vez, alentó a todos los Estados a tomar medidas para evitar que se produzca un mayor deterioro de la situación y les pidió que protejan el derecho a la libertad de asociación y de reunión pacífica.

Bachelet también denunció que el establecimiento de más controles fronterizos en la región y el uso de las fuerzas de seguridad para frenar a los migrantes aumenta los riesgos que corren estas personas. Es “particularmente preocupante” la militarización de las fronteras de Ecuador, Perú y Chile en el contexto de “un movimiento continuado sin precedentes de venezolanos” y las expulsiones sin que se evalúe si necesitan protección.

Panorama general

La Alta Comisionada también destacó que la menor aplicación de las leyes medioambientales durante la pandemia ha causado un aumento de la minería y la tala ilegales en Brasil y otros países de la región del Amazonas, con un impacto especialmente perjudicial para los pueblos indígenas, y señaló la necesidad de dotar de mejor protección a estos territorios frente a las industrias extractivas y los monocultivos.

Del mismo modo, expresó su preocupación por los continuos ataques contra activistas medioambientales, defensores de los derechos humanos y periodistas, así como el uso indebido de las leyes penales para silenciar las voces críticas.

Alertó sobre el incremento de riesgos para las personas desplazadas debido a unos controles fronterizos cada vez más estrictos y el uso de las fuerzas de seguridad para detener a los migrantes en varios Estados.

A modo de ejemplo recordó el hallazgo de los cuerpos carbonizados de 19 personas -al menos 14 de ellas migrantes guatemaltecos, junto con sus presuntos traficantes- cerca de la frontera de México con Estados Unidos.

“La militarización de la gestión de las fronteras por parte de Ecuador, Perú y Chile es especialmente preocupante en el contexto del continuo movimiento sin precedentes de venezolanos, con 5,28 millones de personas que se calcula que han salido o se han quedado fuera de su país este año”, expuso.

(Lea la noticia completa en https://news.un.org/es/story/2021/02/1488752)

Cuba desarrolla cuatro vacunas contra el COVID-19

por Jenny Larsen

El gobierno cubano ha anunciado recientemente que su vacuna Soberana II contra el COVID-19 entrará pronto en la fase III de los ensayos, con lo que el país está un paso más cerca de producir la primera vacuna de América Latina contra el virus.

Lejos de ser un éxito de la noche a la mañana, la capacidad de Cuba para desarrollar una vacuna es el resultado de décadas de inversión en su industria biofarmacéutica, que en sus primeras etapas de desarrollo contó con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI).

Cuba espera inocular a toda su población contra el COVID-19 con una vacuna de producción propia este año. El país cuenta con cuatro posibles vacunas en desarrollo, la más avanzada de las cuales es Soberana II que debe comenzar los ensayos de fase III en marzo con 150 000 voluntarios. Si supera este último obstáculo clínico, la vacuna cubana será la primera que se desarrolle en América Latina.

Según el Instituto de Vacunas Finlay (IFV), con sede en La Habana, en 2021 podrían suministrarse 100 millones de dosis tanto para uso nacional como para la exportación. Cuba ha firmado un acuerdo para realizar ensayos clínicos en Irán en colaboración con el Instituto Pasteur del país, mientras que Jamaica, Vietnam y Venezuela, entre otros, han expresado su interés en obtener la vacuna una vez que supere las pruebas de seguridad y eficacia necesarias.

A medida que aumentan las disputas internacionales sobre la distribución equitativa, en medio de acusaciones de que los países ricos están acaparando los suministros, una distribución exitosa de Soberana II podría proporcionar un potencial salvavidas a los países en desarrollo que buscan inmunizar a sus poblaciones contra el COVID-19.

Que la pequeña isla caribeña esté por delante de muchos países más desarrollados en la carrera por encontrar una vacuna eficaz puede parecer sorprendente. Sin embargo, décadas de experiencia e inversión en los sectores biotecnológico y farmacéutico de Cuba, que en sus primeras etapas contó con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial y otras organizaciones internacionales, han permitido a la industria dirigir los recursos de forma rápida y eficaz hacia el desarrollo de vacunas de emergencia.

Prioridad a la sanidad

En los años que siguieron a la Revolución de 1959, Cuba dio prioridad al establecimiento de un sistema sanitario de alto nivel centrado en la prevención. El enfoque sanitario del país era tanto una cuestión de principios socialistas como una respuesta al embargo comercial estadounidense, que a partir de 1962 bloqueó casi todas las importaciones procedentes de Estados Unidos, incluidos los medicamentos y otros productos esenciales.

Por ello, Cuba se propuso invertir en la formación de más médicos y creó institutos de investigación científica para apoyar el desarrollo de una industria biofarmacéutica nacional que satisficiera las necesidades de su sistema sanitario. Por ejemplo, desde mediados de la década de 1960, el gobierno invirtió cada vez más en infraestructura científica, incluyendo la creación en 1965 del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC), que ayudó a formar a muchos científicos e ingenieros a lo largo de las décadas de 1960 y 1970.

En el marco de la producción de sus propios medicamentos, a finales de la década de 1970 el gobierno cubano solicitó la ayuda de la ONUDI para construir una planta de producción de productos farmacéuticos. El proyecto de la ONUDI contó con la experiencia de una empresa india, Sarabhai Chemicals, para establecer la primera planta de síntesis química de Cuba para la producción de productos farmacéuticos genéricos.

La planta, Empresa Farmacéutica 8 de Marzo, fue diseñada por expertos de la ONUDI, equipada con tecnología india, y financiada con aportaciones de la India y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, lo que constituyó un ejemplo temprano de cooperación Sur-Sur y triangular.

Exportación a más de 50 países

La introducción de tecnología piloto avanzada para la producción de compuestos farmacéuticos y la formación impartida a numerosos expertos cubanos crearon las condiciones para la ampliación de la producción de medicamentos genéricos en los años siguientes, contribuyendo a crear nuevos puestos de trabajo que fueron desempeñados por químicos e ingenieros cubanos cada vez más cualificados, incluyendo muchas mujeres.

En la actualidad, la Empresa Farmacéutica 8 de Marzo está afiliada al Grupo Empresarial de Industrias Biotecnológicas y Farmacéuticas, de propiedad estatal, conocido como BioCubaFarma. El Grupo alberga más de 30 empresas e institutos de fabricación que, en conjunto, producen más de la mitad de los medicamentos esenciales del país, además de exportar medicamentos a más de 50 países.

El interés temprano de Cuba por la salud, la investigación médica y la ciencia también la situó en una buena posición para aprovechar los avances de la ingeniería genética que condujeron al rápido crecimiento de la biotecnología en la década de 1980.

El gobierno se volcó de lleno en el sector, espoleado por la necesidad de hacer frente a los recurrentes brotes de enfermedades, incluida la presencia generalizada de la meningitis B. En 1986 abrió el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), que en las últimas décadas ha sido responsable del desarrollo de una serie de medicamentos y vacunas, sobre todo en el tratamiento de cáncer, enfermedades cardiovasculares, meningitis y hepatitis.

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Hace 20 años la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución en la que designó el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer con el objetivo de sensibilizar a la sociedad sobre este flagelo y de impulsar medidas para ponerle fin.

No obstante las dos décadas transcurridas y los avances logrados desde entonces, se sigue observando o sufriendo ese lastre.

Hasta la fecha, sólo dos de cada tres países han prohibido la violencia doméstica, mientras que en 37 Estados todavía no se juzga a los violadores si están casados o si se casan posteriormente con la víctima. Además, en otros 49 Estados no existe aún una legislación que proteja a las mujeres de la violencia doméstica.

Para amplificar su llamado a acabar con la violencia contra las mujeres, el Día Internacional marca el principio de la campaña anual 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género, que termina el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos.

Historia

El ‘Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se conmemora anualmente el 25 de noviembrepara denunciar la violencia que se ejerce sobre las mujeres en todo el mundo y reclamar políticas en todos los países para su erradicación. La convocatoria fue iniciada por el movimiento feminista latinoamericano en 1981 en conmemoración a la fecha en la que fueron asesinadas, en 1960, las tres hermanas Mirabal (PatriaMinerva y María Teresa), en República Dominicana.

En 1999 la jornada de reivindicación fue asumida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 54/134 el 17 de diciembre de 1999, entendiendo por violencia contra la mujer «todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada,» e invitando a gobiernosorganizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales a convocar actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública sobre el problema de la violencia contra las mujeres.1

La violencia contra las mujeres se ha convertido en un problema estructural. Se dirige hacia las mujeres con el objetivo de mantener o incrementar su subordinación al género masculino. Su origen se encuentra en la falta de equidad en las relaciones entre hombres y mujeres en diferentes ámbitos y en la discriminación persistente hacia las mujeres.​

Se trata de un problema social presente tanto en el ámbito doméstico como en el público, en diferentes vertientes: física, sexual, psicológica, económica, cultural y otras, y afecta a las mujeres desde el nacimiento hasta las mujeres de edad avanzada. No está confinada a una cultura, región o país específico, ni tampoco a grupos específicos de mujeres en la sociedad.4

El combate contra la violencia de género tiene una importante dimensión política, según especialistas de diferentes ámbitos. Entre las claves para luchar contra la violencia hacia las mujeres y avanzar en la prevención, está la educación y una respuesta adecuada de la justicia que evite la impunidad. Alcanzar la equidad de género pasa necesariamente por «transformar las reglas sociales» y los roles que subordinan a la mujer, según la directora regional de ONU Mujeres para las Américas y el CaribeLuiza Carvalho.

La forma más común de violencia experimentada por mujeres a nivel mundial es la violencia física infligida por una pareja íntima, lo que incluye mujeres golpeadas, obligadas a tener relaciones sexuales o víctimas de alguna otra forma de abuso. Entre las formas cotidianas de violencia contra las mujeres —denuncia la ONU— se encuentran también, entre otros, el tráfico de mujeres, la mutilación genital femenina, el asesinato por causa de la dote, el «homicidio por honor» y la violencia sexual en los conflictos.4

Hasta el 70 por ciento de las mujeres experimentan violencia en el transcurso de su vida.

La temporada 2020 de huracanes en el Atlántico: un récord y una tragedia para Centroamérica

https://news.un.org/es/story/2020/11/1484192

Iota es la trigésima tormenta tropical de este año en la región. La cantidad y fuerza de los huracanes este año se debe a varias causas, como la ausencia de un evento de El Niño, la temperatura del océano y los patrones atmosféricos, todos factores que ocurren en una era de cambio climático. Los expertos afirman que se están quedando sin superlativos para describir la situación.

Las agencias de Naciones Unidas advirtieron este martes en Ginebra sobre las catastróficas consecuencias del huracán Iota, el segundo gran ciclón tropical que azota Centroamérica en menos de dos semanas.

Nos estamos quedando sin superlativos para esta temporada de huracanes en el Atlántico. Es un récord en todo el sentido de la palabra. Iota es la trigésima tormenta tropical nombrada de la temporada”, dijo Clare Nullis, portavoz de la Organización Meteorológica Mundial.

Iota tocó tierra menos de dos semanas después de que el huracán Eta, que también fue un huracán de categoría cuatro muy fuerte, aterrizara a solo 25 kilómetros de distancia.

“Estamos teniendo estos enormes impactos que golpean básicamente la misma área. Nicaragua, Honduras y otras partes de Centroamérica no se han recuperado del huracán Eta, y ahora están siendo azotados por este nuevo y poderoso huracán», agregó Nullis.

Jens Laerke, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, expresó que los trabajadores humanitarios aún estaban evaluando el alcance de los daños causados por Eta y ahora se están preparando para lidiar con un segundo impacto.

“Eta tocó tierra en la región y causó muerte y destrucción, con un total de casi cinco millones de personas afectadas. Iota, con sus fuertes vientos y lluvias muy intensas, puede causar inundaciones repentinas potencialmente mortales, inundaciones de ríos y deslizamientos de tierra, entre otras cosas porque el suelo ya está saturado por Eta”, advirtió.

Las agencias humanitarias de la ONU han hecho todo lo posible para prepararse para una temporada de huracanes severa.

“Pero ha resultado ser incluso peor de lo que pensábamos. Comenzó antes y terminará tarde. Por ejemplo, las continuas inundaciones en países como Guatemala, Honduras y Nicaragua afectarán la cosecha entrante, y esto ejercerá una gran presión sobre los agricultores de subsistencia y, aunque todavía es temprano, está bastante claro que esto extenderá la emergencia.

Un huracán catastrófico

El huracán Iota tocó tierra en Nicaragua el 17 de noviembre como una poderosa categoría 4 en la escala Saffir Simpson con vientos máximos de 250 km/h. Es el huracán atlántico más fuerte del año.

La Organización Meteorológica Mundial advierte que se trata de un huracán catastrófico que trae marejadas ciclónicas potencialmente mortales, vientos, inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra a Centroamérica, así como hasta 750 mm de lluvia en lugares aislados.

Las inundaciones y los deslizamientos de tierra en Nicaragua y Honduras podrían verse agravados por los impactos continuos del huracán Eta porque las dos tormentas azotaron la misma ubicación general.

En la trayectoria pronosticada, Iota se moverá más hacia el interior a través del norte de Nicaragua este martes y a través del sur de Honduras. Iota se debilitó al tocar tierra a categoría 2 y se espera un debilitamiento rápido adicional a medida que la tormenta se disipe sobre América Central para el 18 de noviembre.

Honduras, el norte de Nicaragua, el sureste y centro de Guatemala y el sur de Belice recibirán 250 a 500 mm de lluvia; y El Salvador y Panamá 100 a 200 mm, con totales máximos aislados de 300 mm.

Esta lluvia conducirá a inundaciones repentinas e inundaciones de ríos importantes y potencialmente mortales, junto con deslizamientos de tierra en áreas de terreno más alto.

Las huellas del cambio climático

Iota es la trigésima tormenta con nombre de la temporada por primera vez registrada, el Atlántico ha tenido dos formaciones importantes de huracanes en noviembre, en una época del año en la que la temporada normalmente está terminando. Ha habido cuatro grandes huracanes.

Desde octubre ha habido cuatro tormentas con nombre: Delta, Epsilon, Eta e Iota, todos tomados del alfabeto griego porque la lista regular de nombres de tormentas se ha agotado.

“La cantidad y fuerza de los huracanes este año se debe a varios factores, como la ausencia de un evento de El Niño, la temperatura del océano, los patrones atmosféricos, todos factores que ocurren en una era de cambio climático. Generalmente hablamos de “por encima o debajo del promedio”, pero estos promedios tienen un significado distinto al que tenían 50 a 100 años atrás”, dijo la portavoz Claire Nullis.

Nullis afirmó que la Organización puede afirmar con confianza que los impactos del cambio climático se están haciendo ver, por ejemplo, las marejadas son más grandes debido al aumento del nivel del mar, y las lluvias más fuertes.

“Ahora mismo el sureste de Asia está siendo impactado por una serie de ciclones tropicales y se está realizando un estudio para ver si el cambio climático ha dejado sus huellas digitales”, expresó.