Trump: acusado formalmente ante el Senado

Compartir en TwitterCompartir en WhatsAppComentariosEstados Unidos

Cámara de Representantes de EE.UU. acusa formalmente a Trump ante el Senado

Por Voz de América – Redacción

WASHINGTON D.C. – En una ceremonia sobria y con muy pocos asistentes, una comitiva de legisladores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos presentó formalmente la acusación que pesa contra el expresidente Donald Trump: incitación a la insurrección.

«El artículo de impeachment expuesto por la Cámara de Representantes de EE. UU., en su nombre y en el del pueblo estadounidense, contra Donald J. Trump, presidente de Estados Unidos, para proceder y apoyar el juicio político en su contra por crímenes y delitos es: Artículo 1, incitación a la insurrección», informó el congresista demócrata Jamie Raskin desde el hemiciclo de la Cámara Alta.

El pasado 13 de enero, una semana después del asalto al Capitolio, los legisladores demócratas en bloque, con el apoyo de diez republicanos, aprobaron presentar una acusación formal contra el entonces mandatario, a quién responsabilizan de haber instigado a sus seguidores para que impidieran la certificación de la victoria electoral de Joe Biden.

Después de una campaña de dos meses para tratar de desacreditar su derrota electoral, Trump instó el 6 de enero a sus seguidores a «luchar» para revertir el resultado. Más tarde, una turba descendió sobre el Capitolio, enviando a los legisladores a refugiarse y demorando varias horas la certificación formal del Congreso de la victoria de Biden.

Este lunes, Raskin se refirió a las «constantes» acusaciones sin fundamento por parte de Trump de que las elecciones habían sido víctimas de «una campaña de fraude masiva» y que «ni debería ser aceptada por el pueblo estadounidense, ni certificada por los funcionarios».

El demócrata por el estado de Maryland, citó ese controvertido discurso del 6 de enero en el marco de la protesta convocada bajo el lema ‘Paren el robo’: «Si no pelean como el demonio, no tendrán más un país», afirmó Trump. 

Será la segunda vez que Trump se enfrente a un juicio político, el primero para un presidente que ya no está en el cargo. Una eventual condena en el Senado podría resultar en una votación para inhabilitarle en el futuro.

El juicio en el Senado está programado para comenzar la semana del 8 de febrero después de que demócratas y republicanos acordaron una breve dilación para que tanto los legisladores que actuarán como fiscales como el equipo de defensa de Trump tengan tiempo para prepararse. El tiempo adicional también le dará al Senado la oportunidad de confirmar algunos de los nominados al gabinete del presidente Joe Biden.

Segundo juicio político de Trump

Una ceremonia similar se llevó a cabo para el primer juicio político de Trump en enero pasado, cuando el secretario de la Cámara lideró una pequeña procesión de legisladores a través del Capitolio.

Se necesitaría una mayoría de dos tercios en el Senado para condenar a Trump. Con el Senado políticamente dividido entre 50 republicanos y 50 demócratas, 17 republicanos tendrían que volverse contra Trump para obtener una condena, suponiendo que todos los demócratas voten en bloque contra el expresidente.

Si es declarado culpable, una votación separada, por mayoría simple, podría impedir que Trump vuelva a ocupar un cargo federal.

La Cámara lo acusó a fines de 2019 de tratar de enlistar a Ucrania para que investigara al entonces candidato presidencial Joe Biden antes de las elecciones de noviembre, pero el Senado le exoneró en febrero pasado.

Una encuesta de Reuters/Ipsos el viernes encontró que el 51% de los estadounidenses piensa que el Senado debería condenar a Trump. Entre los simpatizantes del partido, la situación era distinta con menos de dos de cada 10 republicanos de acuerdo.

Legisladores republicanos dicen que votarán para acusar a Trump

WASHINGTON D.C. – Un pequeño pero creciente número de legisladores republicanos está dando señales de apoyo para acusar al presidente Donald Trump luego de que sus partidarios irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos el miércoles pasado para tratar de revertir su derrota por la reelección, dejando cinco personas muertas.

La representante Liz Cheney de Wyoming, miembro del equipo de liderazgo de la Cámara de Representantes del Partido Republicano, dijo el martes que votaría para acusar a Trump en sus últimos días como presidente.

“Nunca ha habido una traición más grande por parte de un presidente de Estados Unidos de su cargo y su juramento a la Constitución”, dijo Cheney.

También el martes, el representante de Nueva York, John Katko, y el representante de Illinois, Adam Kinzinger, ambos republicanos, dijeron que votarían para acusar al presidente.

Mientras que los republicanos votaron en contra de acusar a Trump el año pasado por presionar a Ucrania para que investigara al demócrata Joe Biden, quien ahora es presidente electo, los líderes republicanos de la Cámara de Representantes están indicando que esta vez no tienen la intención de presionar a sus miembros para que voten en contra del juicio político. 

Un total de 218 demócratas han firmado la resolución de juicio político, lo que garantiza una mayoría en la Cámara de 435 miembros con o sin votos republicanos contra el presidente republicano saliente. Si bien es casi seguro que se apruebe una resolución de juicio político, la condena por parte del Senado y la destitución del cargo están lejos de ser seguras. 

No está claro si los líderes de la Cámara enviarán de inmediato la resolución de juicio político al Senado para un juicio sobre si condenar a Trump y destituirlo de su cargo, dado que su mandato termina la próxima semana.

Pence dijo no

El vicepresidente Mike Pence rechazó los llamados para destituir al presidente Trump bajo la Enmienda 25. 

En una carta dirigida a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, la noche del martes, Pence dijo que él no cedió a la presión la semana pasada para «ejercer un poder más allá de su autoridad constitucional para determinar el resultado de la elección, y no cederá ahora a los esfuerzos en la Cámara Baja para participar en juegos políticos en un momento tan grave en la vida de la nación».

Su respuesta preparó el escenario para una votación de la Cámara hoy miércoles sobre el juicio político.

«El presidente representa una amenaza inminente para nuestra Constitución, nuestro país y el pueblo estadounidense, y debe ser destituido de su cargo de inmediato», dijo el lunes la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en una declaración escrita.