Más que una Radio

Legisladores republicanos dicen que votarán para acusar a Trump

WASHINGTON D.C. – Un pequeño pero creciente número de legisladores republicanos está dando señales de apoyo para acusar al presidente Donald Trump luego de que sus partidarios irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos el miércoles pasado para tratar de revertir su derrota por la reelección, dejando cinco personas muertas.

La representante Liz Cheney de Wyoming, miembro del equipo de liderazgo de la Cámara de Representantes del Partido Republicano, dijo el martes que votaría para acusar a Trump en sus últimos días como presidente.

“Nunca ha habido una traición más grande por parte de un presidente de Estados Unidos de su cargo y su juramento a la Constitución”, dijo Cheney.

También el martes, el representante de Nueva York, John Katko, y el representante de Illinois, Adam Kinzinger, ambos republicanos, dijeron que votarían para acusar al presidente.

Mientras que los republicanos votaron en contra de acusar a Trump el año pasado por presionar a Ucrania para que investigara al demócrata Joe Biden, quien ahora es presidente electo, los líderes republicanos de la Cámara de Representantes están indicando que esta vez no tienen la intención de presionar a sus miembros para que voten en contra del juicio político. 

Un total de 218 demócratas han firmado la resolución de juicio político, lo que garantiza una mayoría en la Cámara de 435 miembros con o sin votos republicanos contra el presidente republicano saliente. Si bien es casi seguro que se apruebe una resolución de juicio político, la condena por parte del Senado y la destitución del cargo están lejos de ser seguras. 

No está claro si los líderes de la Cámara enviarán de inmediato la resolución de juicio político al Senado para un juicio sobre si condenar a Trump y destituirlo de su cargo, dado que su mandato termina la próxima semana.

Pence dijo no

El vicepresidente Mike Pence rechazó los llamados para destituir al presidente Trump bajo la Enmienda 25. 

En una carta dirigida a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, la noche del martes, Pence dijo que él no cedió a la presión la semana pasada para «ejercer un poder más allá de su autoridad constitucional para determinar el resultado de la elección, y no cederá ahora a los esfuerzos en la Cámara Baja para participar en juegos políticos en un momento tan grave en la vida de la nación».

Su respuesta preparó el escenario para una votación de la Cámara hoy miércoles sobre el juicio político.

«El presidente representa una amenaza inminente para nuestra Constitución, nuestro país y el pueblo estadounidense, y debe ser destituido de su cargo de inmediato», dijo el lunes la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en una declaración escrita.

En Perú destituyeron al presidente Vizcarra

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, no superó con éxito el segundo pedido de vacancia en su contra este lunes en el Congreso y quedó excluido del Ejecutivo.

La destitución ocurrió por «incapacidad moral», mientras avanza en la Fiscalía una investigación por un presunto caso de corrupción en la construcción de un hospital, cuando era gobernador regional de Moquegua (2011-2014), y a solo cinco meses de las próximas elecciones presidenciales.

Tras un extenso debate de más de cuatro horas, los detractores del mandatario en el Parlamento lograron conseguir los 87 votos necesarios de los 130 posibles para avanzar con la destitución. Así, la votación final del Congreso quedó con 105 a favor de la interrupción de su mandato, 19 que se inclinaron por la continuidad y 4 abstenciones.

El relevo lo tomará el Presidente del Parlamento, Manuel Merino, quien deberá hacerse cargo del Gobierno hasta completar el mandato actual, que culmina el 28 de julio de 2021. Merino asumirá la Presidencia este martes, en una nueva sesión virtual del pleno del Congreso. 

Mas temprano, Vizcarra acudió a la sede del Legislativo para exponer su defensa ante los parlamentarios: «Una vacancia incrementaría los temores sobre la institucionalidad», sostuvo. Fue el argumento compartido por los parlamentarios que se opusieron a la vacancia, quienes se apoyaron en el resguardo a la gobernabilidad del país, en medio de la crisis económica y sanitaria. 

Esta instancia llegó tras una votación previa, cuando el Parlamento definió concretar el juicio político con 60 votos a favor, 40 en contra y 18 abstenciones. El proceso se produjo porque Vizcarra fue acusado de tener «incapacidad moral» para gobernar, en medio de las sospechas de haber recibido coimas por la instalación del centro de salud antes de ser presidente. 

Por su parte, Vizcarra había pedido al Tribunal Constitucional que se pronunciara sobre la interpretación de este recurso. Y en cuanto a su acusación, remarcó: «No existe prueba fehaciente de delito alguno, y no la habrá, porque no he cobrado soborno alguno». De todos modos, afirmó que dejará avanzar las investigaciones judiciales.