Más que una Radio

Guía de la temporada de impuestos: elija con cuidado a su preparador

WASHINGTON — A pesar de que la gran mayoría de los preparadores de declaraciones de impuestos prestan un servicio honesto y de calidad, algunos causan gran daño a través del fraude, robo de identidad y otras estafas cada año.

Las personas valoran a los buenos preparadores de declaraciones de impuestos por ayudarlos a superar una situación tributaria complicada o por estar disponibles cuando no tienen tiempo para preparar su propia declaración de impuestos. Los preparadores de declaraciones de impuestos pagados completaron más de la mitad de las declaraciones de impuestos presentadas al IRS en el año tributario 2018.

Es muy importante elejir un profesional de impuestos adecuado. Después de todo, la gente confía en ellos con su información personal y financiera más confidencial. No importa quién la prepare, la precisión de una declaración de impuestos es en última instancia responsabilidad del contribuyente. El IRS protege a los contribuyentes mediante la evaluación de multas civiles significativas contra los preparadores de declaraciones deshonestos y al trabajar con el Departamento de Justicia para poner fin a las estafas y procesar a los criminales detrás de éstas.

Qué buscar

La página Elegir un profesional de impuestos en IRS.gov tiene información acerca de las credenciales y calificaciones (en inglés) del preparador de declaraciones de impuestos. El Directorio de preparadores de declaraciones de impuestos federales con credenciales y calificaciones selectas del IRS (en inglés) puede ayudar a identificar a muchos preparadores por el tipo de credencial o calificación.

Por ley, cualquier persona a la que se le pague para preparar o ayudar en la preparación de la mayoría de las declaraciones de impuestos federales debe tener un número de identificación tributario del preparador (PTIN, por sus siglas en inglés) válido. Los preparadores pagados deben firmar e incluir su PTIN en la declaración. No firmar una declaración es una señal de alerta de que el preparador pagado puede buscar obtener un beneficio rápido al prometer un gran reembolso o cobrar tarifas a base del tamaño del reembolso.

Los contribuyentes bien intencionados pueden ser engañados por preparadores que no entienden los impuestos o que engañan a la gente para que tomen créditos o deducciones que no tienen derecho a reclamar. Los preparadores fraudulentos a menudo hacen esto para aumentar su cuota. Aquí hay más consejos para considerar:

  • Busque un preparador que esté disponible durante todo el año. En el caso de que surjan preguntas acerca de una declaración de impuestos, los contribuyentes pueden necesitar ponerse en contacto con el preparador después que la temporada de presentación haya terminado.
     
  • Pregunte si el preparador de declaraciones de impuestos tiene una credencial profesional (agente inscrito, contador público certificado o abogado), pertenece a una organización profesional o asiste a clases de educación continua. Debido a que la legislación tributaria puede ser compleja, los preparadores de declaraciones de impuestos competentes permanecen actualizados acerca de temas tributarios. El sitio web del IRS tiene más información con respecto a las organizaciones nacionales de profesionales de impuestos.
     
  • Verifique el historial del preparador. Consulte el sitio web del Better Business Bureau (Oficina del Consumidor) para obtener información acerca del preparador. Busque acciones disciplinarias y el estado de licencia para los preparadores acreditados. Para los contadores públicos (CPA, por sus siglas en inglés), consulte con la Junta Estatal de Contabilidad. Para abogados, consulte con el colegio de abogados del estado. Para los agentes inscritos, visite IRS.gov y busque «verificar el estado del agente inscrito» o verifique el Directorio (en inglés).
     
  • Pregunte por las cuotas de servicio. Evite los preparadores que basan las cuotas en un porcentaje del reembolso de su cliente o presumen reembolsos más grandes que su competencia. No provea documentos tributarios, números de Seguro Social u otra información a un preparador si simplemente pregunta acerca de sus servicios y cuotas. Desafortunadamente, algunos preparadores sin escrúpulos han usado esta información para presentar declaraciones incorrectamente sin el permiso del contribuyente.
     
  • Proporcione archivos y recibos. Los buenos preparadores piden ver estos documentos. También harán preguntas para determinar los ingresos totales del cliente, deducciones, créditos tributarios y otros datos. No contrate a un preparador que presenta electrónicamente una declaración de impuestos con un comprobante de pago en lugar de un Formulario W-2. Esto va en contra de las reglas de presentación electrónica del IRS.
     
  • Comprenda las reglas de representación. Abogados, CPAs y agentes inscritos pueden representar a cualquier cliente ante el IRS en cualquier situación. Los participantes del Programa anual de temporada de impuestos (en inglés) pueden representar a los contribuyentes en situaciones limitadas si preparan y firman la declaración de impuestos.
     
  • Nunca firme una declaración en blanco o incompleta.
     
  • Revise la declaración de impuestos antes de firmar. Asegúrese de hacer preguntas si algo no está claro o parece inexacto. Cualquier reembolso debe ir directamente al contribuyente, no a la cuenta bancaria del preparador. Siempre es una buena idea verificar el código y el número de cuenta bancaria en la declaración completada.
     
  • Reporte a los preparadores de impuestos abusivos al IRS. Use el Formulario 14157, Queja: Preparador de declaraciones de impuestos (en inglés) PDF. Si sospecha que un preparador de declaraciones presenta o cambia la declaración sin el consentimiento del cliente, también presente el Formulario 14157-A, Fraude del preparador de declaraciones de impuestos o declaración jurada de mala conducta (en inglés) PDF. Los formularios están disponibles en IRS.gov.
     
  • La página IRS.gov/chooseataxpro tiene información adicional para ayudar a los contribuyentes, incluidos consejos acerca de la elección de un preparador, las diferencias en las credenciales y calificaciones, así como cómo presentar una queja con respecto a un preparador de impuestos sin escrúpulos.

Comience temprano; pida ayuda telefónica o virtual

Se le recomienda empezar a buscar un preparador de declaraciones de impuestos tan pronto como sea posible. Esto le permite más tiempo para investigar y obtener recomendaciones. Recuerde, los contribuyentes deben pagar los impuestos adeudados antes del 15 de abril, incluso si es necesaria una extensión.

Asegúrese de consultar con el preparador de declaraciones de impuestos para ver si hay alguna restricción o adiciones a los servicios que proporcionan debido a la pandemia COVID-19. Algunos pueden ofrecer opciones de asistencia telefónica o virtual, además de sus servicios regulares en persona. A los clientes se les puede pedir, por ejemplo, que les envíen documentos por correo electrónico o que escaneen y envíen documentos por correo electrónico a través de una conexión de internet segura.

Los contribuyentes pueden encontrar respuestas a preguntas, formularios e instrucciones y herramientas fáciles de usar en línea en IRS.gov. Pueden usar estos recursos para obtener ayuda cuando sea necesario, en casa, en el trabajo o sobre la marcha.

Este comunicado de prensa es parte de una serie llamada Guía de la temporada de impuestos, un recurso para ayudar a los contribuyentes a presentar una declaración de impuestos precisa. Ayuda adicional está disponible en la Publicación 17 (SP), El Impuesto Federal sobre los Ingresos.

Temporada de huracanes: se pronostica ‘extremadamente activa’ para el Atlántico

Las condiciones atmosféricas y oceánicas están preparadas para impulsar el desarrollo de tormentas en el Atlántico, lo que conduciría a lo que podría ser una temporada «extremadamente activa», según los pronosticadores del Centro de Predicción del Clima de la NOAA, una división del Servicio Meteorológico Nacional.

La agencia publicó su actualización anual de agosto de la Perspectiva de la temporada de huracanes en el Atlántico, publicada inicialmente en mayo.

La temporada de huracanes 2020 ha ido a un ritmo rápido con nueve tormentas con nombre que han establecido un récord hasta ahora y tiene el potencial de ser una de las más ocupadas de la historia.

Históricamente, solo dos tormentas con nombre se forman en promedio a principios de agosto, y la novena tormenta con nombre generalmente no se forma hasta el 4 de octubre. Una temporada promedio produce 12 tormentas con nombre, incluidos seis huracanes de los cuales tres se convierten en huracanes importantes (Categoría 3, 4 o 5).

Nuevo pronóstico

El pronóstico actualizado prevé entre 19 y 25 tormentas con nombre (vientos de 39 mph o más), de las cuales 7-11 se convertirán en huracanes (vientos de 74 mph o más), incluidos 3-6 huracanes importantes (vientos de 111 mph o más). . Esta actualización cubre toda la temporada de huracanes de seis meses, que finaliza el 30 de noviembre, e incluye las nueve tormentas nombradas hasta la fecha.

Según la proyección de ACE, combinada con el número superior al promedio de tormentas y huracanes con nombre, la probabilidad de una temporada de huracanes en el Atlántico por encima de lo normal ha aumentado al 85%, con solo un 10% de probabilidad de una temporada casi normal y una probabilidad de 5 % de probabilidad de una temporada por debajo de lo normal.

Las condiciones oceánicas y atmosféricas actuales que hacen posible una temporada de huracanes «extremadamente activa» son temperaturas de la superficie del mar más cálidas que el promedio en el océano Atlántico tropical y el mar Caribe, cizalladura vertical reducida del viento, vientos alisios tropicales más débiles del Atlántico y un monzón mejorado en África occidental. Se espera que estas condiciones continúen durante los próximos meses. Un factor climático principal detrás de estas condiciones es la fase cálida en curso de la Oscilación Multidecenal del Atlántico, que reapareció en 1995 y ha estado favoreciendo temporadas de huracanes más activas desde ese momento.

Otro factor climático que contribuye este año es la posibilidad de que La Niña se desarrolle en los próximos meses. Indicativo de temperaturas de la superficie del mar más frías que el promedio en las regiones ecuatoriales del Océano Pacífico oriental, La Niña puede debilitar aún más la cizalladura del viento sobre la Cuenca Atlántica, permitiendo que las tormentas se desarrollen e intensifiquen.

Esta temporada de huracanes, FEMA alienta a los residentes de las regiones propensas a huracanes a tener en cuenta el COVID-19 al hacer preparativos y durante las evacuaciones.

Visite https://www.ready.gov/hurricanes para obtener más información. Estén atentos al Centro Nacional de Huracanes para conocer lo último sobre tormentas tropicales y actividad de huracanes en el Atlántico.