Más que una Radio

Los CDC emitieron las primeras pautas sobre personas totalmente vacunadas

La nueva guía, que se basa en los datos científicos más recientes, incluye recomendaciones sobre cómo y cuándo una persona completamente vacunada puede visitar a otras personas que están completamente vacunadas y a otras personas que no están vacunadas. Esta guía representa un primer paso para regresar a las actividades cotidianas en nuestras comunidades.

Los CDC actualizarán estas recomendaciones a medida que se vacunen más personas, cambien las tasas de COVID-19 en la comunidad y se disponga de evidencia científica adicional.

“Sabemos que las personas quieren vacunarse para poder volver a hacer las cosas que disfrutan con las personas que aman”, dijo la directora de los CDC, Rochelle P. Walensky, MD, MPH.

Hay algunas actividades que las personas completamente vacunadas pueden comenzar a reanudar ahora en sus propios hogares. Todos, incluso aquellos que están vacunados, deben continuar con todas las estrategias de mitigación cuando se encuentren en entornos públicos. A medida que la ciencia evolucione y más personas se vacunen, se continuará brindando más orientación para ayudar a las personas completamente vacunadas a reanudar más actividades de manera segura.

Entre las cosas posibles por hacer, están:

  • Visite a otras personas completamente vacunadas en el interior sin usar máscaras o sin estar a una distancia de 6 pies.
  • Visite a personas no vacunadas de otro hogar en el interior sin usar máscaras o manteniéndose a una distancia de 6 pies si todos en el otro hogar tienen un riesgo bajo de contraer una enfermedad grave.
  • Abstenerse de la cuarentena y las pruebas si no presenta síntomas de COVID-19 después del contacto con alguien que tiene COVID-19.

Se considera que una persona está completamente vacunada dos semanas después de recibir la última dosis requerida de vacuna. Aunque las vacunas se están acelerando, los CDC estiman que solo el 9.2% de la población de los EE. UU. ha sido completamente vacunada.

Si bien la nueva guía es un paso positivo, la gran mayoría de las personas deben estar completamente vacunadas antes de que las precauciones contra el COVID-19 puedan levantarse ampliamente. Hasta entonces, es importante que todos sigan adhiriéndose a las medidas de mitigación de la salud pública para proteger a la gran cantidad de personas que siguen sin vacunarse.

Los CDC recomiendan que las personas completamente vacunadas continúen tomando estas precauciones contra el COVID-19 cuando estén en público, cuando visiten a personas no vacunadas de varios otros hogares y cuando estén cerca de personas no vacunadas que corren un alto riesgo de enfermarse gravemente por COVID-19:

  • Use una máscara bien ajustada.
  • Manténgase al menos a 6 pies de las personas con las que no vive.
  • Evite las reuniones en persona de tamaño mediano y grande.
  • Hágase la prueba si experimenta síntomas de COVID-19.
  • Siga la guía emitida por empleadores individuales.
  • Siga los requisitos y recomendaciones de viaje de los CDC y del departamento de salud.

Los CDC han publicado recursos para ayudar a las personas a tomar decisiones informadas cuando están completamente vacunadas.

Los CDC ofrecen consejos para la seguridad en el invierno extremo

Infórmese sobre cómo protegerse de la mortal intoxicación por monóxido de carbono: el monóxido de carbono (CO) es producido por calderas, vehículos, generadores portátiles, estufas (cocinas), lámparas portátiles o faroles, estufas (cocinas) de gas o madera encendida. Usted se puede proteger de las fuentes comunes de intoxicación por monóxido de carbono, la cual puede causar una enfermedad grave o la muerte. Por ejemplo, nunca caliente su casa con un horno de gas ni queme nada en una estufa o chimenea que no tenga un tubo de escape al exterior. Y si se corta la electricidad, recuerde no usar nunca generadores, parrillas de carbón, estufas de campamento ni otros aparatos que funcionen con gasolina o carbón dentro de la casa, en el sótano, en el garaje o fuera de la casa a menos de 20 pies de las ventanas, puertas o salidas de aire. Otros consejos de seguridadpdf icon incluyen:

  • Nunca deje su auto o camioneta con el motor encendido dentro de un garaje unido a la casa, aunque la puerta del garaje esté abierta.
  • Busque atención médica de inmediato si se siente mareado, aturdido o con náuseas y sospecha que se ha intoxicado con monóxido de carbono.
  • Si tiene un detector de CO y suena la alarma, salga de la casa inmediatamente y llame al 911.

Si se pronostica tiempo invernal en donde vive, prepárese para los peligros para la salud debido al invierno: el tiempo invernal puede afectar su casa, su auto, sus mascotas y hasta la cantidad de tiempo que usted pasa afuera. También pueden producirse apagones en esta época del año, o sea que es importante que se prepare con anticipación. Acondicione su casa para el invierno instalando burletes, material aislante y contraventanas para tormentas. Prepare su automóvil para el tiempo frío con mantenimiento preventivo y guardando en su auto un kit para emergencias que incluya frazadas, alimentos y agua, suministros de primeros auxilios, y otros artículos que pueda necesitar si se queda varado.

Los CDC también recomiendan que tome precauciones cuando pase tiempo afuera. Póngase ropa adecuada para estar al aire libre y esté consciente del factor de sensación térmica. Fíjese en los informes del tiempo, dígale a alguien a dónde va y mantenga su teléfono celular cargado. Por si se lesiona debido al tiempo frío, aprenda cómo evitar, detectar y tratar la congelación y la hipotermia.

Este invierno, no se olvide de las precauciones contra el COVID-19: durante la pandemia del COVID-19 en curso, los CDC continúan recomendando precauciones para que usted y los demás se mantengan sanos. Si ingresa a un edificio público o un albergue contra el frío para estar abrigado, póngase una mascarilla, lleve desinfectante de manos y manténgase a por lo menos 6 pies o 2 metros de las demás personas. Las bufandas, las máscaras de esquí o los pasamontañas no son sustitutos de las mascarillas, pero usted los puede usar sobre su mascarilla. Si está muy frío para abrir las puertas o ventanas de manera segura, considere otras maneras de reducir las partículas del virus en el aire, como filtrar el aire o prender los extractores de aire del baño y la cocina.

Obligatorio el uso de mascarillas en medios y centros de transporte público

Los CDC emitieron una orden que exige el uso de mascarillas a todos los viajeros que utilizan el transporte público (incluidos todos los pasajeros y todo el personal que opera los medios de transporte). Las personas deben usar mascarillas que les cubran completamente la boca y la nariz mientras esperan, embarcan, desembarcan o viajan en aviones, barcos, transbordadores, trenes, subterráneos, autobuses, taxis y vehículos compartidos cuando llegan o salen de los Estados Unidos y sus territorios y mientras circulan por el país.

Las personas también deben usar mascarillas mientras se encuentran en los centros de transporte (p. ej., aeropuertos, terminales de autobuses o transbordadores, estaciones de trenes y subterráneos, puertos marítimos) y en otros lugares donde las personas abordan los medios de transporte público en los Estados Unidos y territorios estadounidenses.

Los operadores de transporte público deben hacer todo lo posible para garantizar que cualquier persona que se encuentre en un medio de transporte lleve puesta una mascarilla al embarcar, desembarcar y durante todo el viaje. Según las circunstancias, los operadores de transporte público deben tomar las siguientes medidas:

  • dejar abordar solo a aquellas personas que usen mascarillas;
  • indicarles a las personas que el uso de mascarilla en el medio de transporte es un requisito de la ley federal y que el incumplimiento del requisito es una violación de la ley federal;
  • monitorear el medio de transporte para detectar a quienes no estén usando mascarillas y exigirles que lo hagan; 
  • desembarcar cuanto antes a todas las personas que se nieguen a cumplir con este requisito; y
  • notificar a las personas sobre este requisito para asegurarse de que estén al tanto y cumplan con el requisito de usar mascarilla. Ejemplos de estas notificaciones son los mensajes a través de aplicaciones, sitios web o correo electrónico; afiches en diferentes idiomas con ilustraciones; e información impresa en los boletos.

Las personas no están obligadas a usar mascarillas en las siguientes circunstancias:

  • cuando comen, beben o toman algún medicamento durante lapsos breves;
  • mientras se comunican, durante breves lapsos, con una persona con discapacidad auditiva cuando es esencial que se vea la boca para establecer la comunicación;
  • si, en un avión, es necesario usar máscaras de oxígeno debido a la pérdida de presión en la cabina o a otro evento que afecte la ventilación de la aeronave;
  • si están inconscientes (por otros motivos no relacionados con el sueño), incapacitadas, no pueden ser despertadas o si por algún otro motivo no son capaces de quitarse la mascarilla sin ayuda; o
  • cuando sea necesario quitarse temporalmente la mascarilla para verificar su identidad, como por ejemplo durante el control de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA, por sus siglas en inglés), o cuando se lo pida el agente de boletos o de la puerta de embarque o cualquier oficial de seguridad pública.

Las siguientes categorías de personas están exentas del requisito de usar mascarilla:

  • Un niño menor de 2 años de edad;
  • Una persona con discapacidad que no puede usar mascarilla o no puede usarla de manera segura debido a la discapacidad;
  • Una persona para quien usar una mascarilla implicaría algún tipo de riesgo para su salud en el lugar de trabajo, seguridad o funciones laborales según lo determinado por las directrices o regulaciones federales de seguridad en el lugar de trabajo correspondientes.

Las personas a bordo de las siguientes categorías de medios de transporte están exentas del requisito de usar mascarilla:

  • Medios de transporte privados operados solo para uso personal y no comercial;
  • Vehículos motorizados comerciales o camiones, si el conductor es la única persona en el vehículo o camión;
  • Medios de transporte operados por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos (DOD) siempre que el operador del medio de transporte cumpla con todos los requisitos del DOD para evitar la propagación del COVID-19.

Opciones para reducir la cuarentena mediante el monitoreo de síntomas y pruebas de diagnóstico

Las autoridades locales de salud pública determinan y establecen las opciones de cuarentena para sus jurisdicciones. Actualmente, los CDC recomiendan un período de cuarentena de 14 días. Sin embargo, según las circunstancias y los recursos locales, las siguientes opciones para acortar la cuarentena son alternativas aceptables.

La cuarentena puede finalizar después del día 10 sin realizar pruebas y si no se han informado síntomas durante el seguimiento diario. Con esta estrategia se estima que el riesgo de transmisión residual posterior a la cuarentena es de aproximadamente el 1% con un límite superior de apróximadamente el 10%.

Cuando los recursos para las pruebas de diagnóstico son suficientes y están disponibles, la cuarentena puede finalizar después del día 7 si una muestra de diagnóstico da negativo y si no se informaron síntomas durante el monitoreo diario.

La muestra puede recolectarse y analizarse dentro de las 48 horas anteriores al momento de la interrupción planificada de la cuarentena (por ejemplo, en previsión de retrasos en las pruebas), pero la cuarentena no puede interrumpirse antes del día 7. Con esta estrategia, se estima que el riesgo de transmisión residual posterior a la cuarentena es de alrededor del 5% con un límite superior de alrededor del 12%.

En ambos casos, se deben cumplir criterios adicionales, por ejemplo, monitoreo continuo de síntomas y enmascaramiento hasta el día 14.

Los CDC recomiendan no viajar para el día de Acción de Gracias

A medida que los casos de coronavirus en Estados Unidos siguen subiendo, las autoridades sanitarias hacen un llamamiento para que la gente se quede en casa y evite los desplazamientos en avión.

https://www.voanoticias.com/coronavirus/cdc-recomienda-no-viajar-accion-gracias

La semana próxima arranca la temporada de fiestas de final de año en Estados Unidos con la celebración del día de Acción de Gracias, un período en el que muchos aprovechan para viajar y estar con la familia. Pero la crisis del coronavirus ha trastocado los planes de muchos estadounidenses a medida que el número de contagios sigue subiendo.

El país registró más de un millón de nuevos casos la semana pasada solamente, según datos facilitados por la Universidad Johns Hopkins. Ante este escenario, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) , un organismo dependiente del gobierno estadounidense, ha hecho un llamado para que las personas no viajen y que, en su lugar, se reúnan “de forma virtual”.

“Sabemos que el día de Acción de Gracias es una tradición, pero los CDC recomiendan no viajar”, decía el doctor Henry Walke durante una conferencia de prensa organizada por el organismo federal para abordar las guías recomendadas para el período de fiestas de final de año.

“Para aquellos que decidan viajar, les pedimos que lo hagan con las máximas condiciones, que lleven mascarilla en todos los transportes públicos que utilicen, que se laven las manos de forma regular o que utilicen gel desinfectante”, agregó Walke aclarando que las guías son una recomendación y que no son obligatorias.

Tras conocerse que las farmacéuticas Pfizer y Moderna están en la fase final de su vacuna y que las dosis tienen una efectividad del 95%, el experto médico celebró este hito y aseguró que “hay razón para la esperanza”. Al mismo tiempo, recordó que la vacuna “aún no ha llegado”, por lo que es necesario que la población esté protegida frente a las amenazas del virus.

“En esta época hay que mantener las distancias mucho más de lo que nos gustaría”, puntualizó.

En otra conferencia de prensa, el subdirector de la Organización Panamericana de Salud (OPS), Jarbas Barbosa, también expresó su preocupación ante la «aceleración» del aumento de casos en territorio estadounidense.

“América del Norte es un determinante importante de infecciones nuevas y Estados Unidos sigue viendo una aceleración de los casos”, argumentó el portavoz de la organización sanitaria. Y no es para menos teniendo en cuenta que del millón y medio de contagios registrados la semana pasada en la región, un millón se dio en Estados Unidos.

“Estos aumentos repentinos han llevado a un número récord de hospitalizaciones, y eso es algo muy preocupante porque cuando las instalaciones de salud están abrumadas limitan la capacidad de atender a los que están gravemente enfermos”, subrayó.

La OPS recomienda a los gobiernos de toda la región, seguir implementando políticas para hacer frente a nuevos brotes.

Haga sonar la alarma: toda la ropa se incendia; la CPSC insta a las personas mayores a mantenerse alertas

¿Sabía que las personas mayores (de más de 65 años) son uno de los grupos con mayor riesgo de morir en un incendio en Estados Unidos?

Las personas mayores constituyen el 16 % de la población, pero representan el 77 % de las muertes por incendio de ropa. La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE.UU. (U.S. Consumer Product Safety Commission, CPSC) quiere sonar la alarma sobre esta seria estadística y recordarle a nuestra comunidad de personas mayores a mantenerse alertas a la seguridad contra incendios.

«Toda la ropa puede incendiarse», señala Robert Adler, presidente interino de la CPSC. «Y la ropa suelta que a menudo prefieren las personas mayores puede quemarse con especial facilidad», agregó.

Ya sea por una manga que cuelga sobre las hornillas de la estufa o por dejar sin supervisión la comida que se está cocinando, los accidentes de cocina son la principal causa de incendios en el hogar. Pero, tal vez, le sorprenda saber que la quema de basura, césped y escombros al aire libre también es una de las principales causas de lesiones por incendio de la ropa de las personas mayores. El uso inadecuado de los calefactores también encabeza la lista. ¿Qué es lo que se incendia? La principal prenda que se incendia y causa esas lesiones son los pantalones, seguidos de las camisas, los camisones y las batas.  Los números se desglosan como se indica a continuación.

La CPSC estima que de 2015 a 2019 hubo alrededor de 1,100 visitas a la sala de emergencias por año vinculadas a lesiones por incendio de ropa de personas mayores. Esto incluye incendios en el hogar y al aire libre.

  • Se estima que el 22 % de esas lesiones son por incendios producidos al cocinar;
  • el 21 % se debe a la quema de basura, pasto o desechos; y
  • el 12 % se debe a incendios por calefactores portátiles.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Notificación de Incidentes de Incendios (National Fire Incident Reporting System, NFIRS), hay un promedio estimado de 60 muertes por año de personas mayores a causa de incendios de ropa. De estas muertes por incendios de ropa de personas mayores:

  • el 24 % se debe a incendios causados por «estufas, hornos»; 
  • el 23 % se debe a incendios provocados por fumar; y
  • el 11 % se debe a incendios causados por calefactores. 

La CPSC lanzó un nuevo anuncio de servicio público (PSA) para alertar a los consumidores mayores sobre este peligro y mostrar cómo pueden prevenirse estos tipos de incendios.

La gran mayoría de estos incendios son altamente prevenibles. Así es como puede protegerse contra los incendios:

  • Toda la ropa se incendia: mantenga toda la ropa alejada de las llamas y las fuentes de ignición. La ropa suelta puede incendiarse con facilidad.
  • Cocine con cuidado: mantenga lejos de las hornillas las mangas y los componentes colgantes de la ropa.
  • Seguridad contra incendios al aire libre: cuando queme basura y desechos del jardín, mantenga una distancia segura de cualquier fuego al aire libre y evite el contacto con la ropa de los líquidos para encendedores. Siga las pautas (en inglés) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) relativas a las quemas al aire libre durante la pandemia del COVID-19.
  • Seguridad con los calefactores portátiles: sus pantalones holgados y batas sueltas pueden incendiarse al acercarse a un calefactor portátil. Los calefactores necesitan espacio.
  • Si usted fuma: los artículos para fumar pueden quemar la ropa. No fume cuando se sienta somnoliento; apague el producto de fumar de forma segura.
  • Precaución adicional: tenga un extintor de incendios cerca y coloque detectores de humo que funcionen en cada piso afuera de las áreas para dormir y dentro de los dormitorios.

De acuerdo con los CDC y la Asociación Nacional de Prevención de Incendios (National Fire Prevention Association, NFPA) si su ropa se prende en fuego, deténgase (no corra), tírese al suelo y ruede. Cúbrase la cara. Ruede hasta que se apague el fuego. Si no puede tirarse al suelo, use algo como una manta para sofocar las llamas. Deje correr agua fría sobre la quemadura hasta que llegue el personal de emergencia.

La intoxicación con plomo sigue siendo un peligro real

Las agencias de salud, vivienda y medio ambiente de EE. UU. advierten que alrededor de 3,6 millones de familias estadounidenses corren el riesgo de sufrir daños permanentes a sus hijos porque sus hogares están contaminados con pintura a base de plomo.

Es por eso que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) se han unido al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) de EE. UU., la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA) y otros socios públicos y privados para instar a los estadounidenses a conocer los hechos sobre el plomo. envenenamiento y que sus hogares y niños sean examinados durante la Semana Nacional de Prevención del Envenenamiento por Plomo, del 25 al 31 de octubre.

El envenenamiento por plomo sigue siendo un peligro en los hogares estadounidenses, a menudo oculto a la vista en la pintura a base de plomo. Proteger a los niños de la exposición al plomo es importante para una buena salud durante toda la vida. No existe un nivel seguro de plomo en sangre en los niños. Incluso los niveles bajos de plomo en la sangre afectan el coeficiente intelectual, la capacidad de prestar atención y el rendimiento académico de un niño. Y los efectos tóxicos de la exposición al plomo son irreversibles.

“Al observar la Semana Nacional de Prevención del Envenenamiento por Plomo, instamos a las personas a tomar medidas”, dijo Patrick Breysse, PhD, CIH, Director del Centro Nacional de Salud Ambiental de los CDC. “Juntos, podemos eliminar el envenenamiento infantil por plomo como un problema de salud pública fortaleciendo las pruebas, informes y vigilancia de plomo en la sangre, al tiempo que conectamos a los niños expuestos con los servicios recomendados. Los CDC están comprometidos a ayudar a abordar esta amenaza y mejorar los resultados de salud de los ciudadanos más vulnerables de nuestra nación: nuestros niños «.

Algunos niños tienen mayor riesgo de intoxicación por plomo

Cualquier niño puede estar expuesto al plomo, pero algunos niños corren un mayor riesgo. Las familias de menores ingresos y quienes viven en casas construidas antes de 1978 con pintura original con plomo se encuentran entre las que corren mayor riesgo. Otros factores comunes de riesgo incluyen vivir cerca de instalaciones industriales que trabajan con plomo, emigrar recientemente de países con altos niveles de plomo en el medio ambiente y exposición a productos que contienen plomo, como utensilios de cocina antiguos y cristalería con plomo.

La prueba de los niveles de plomo en sangre es la mejor manera de saber si un niño ha estado expuesto al envenenamiento por plomo. A medida que los estados desarrollan planes para reabrir después de la pandemia de COVID-19, se alienta a los proveedores de atención médica a trabajar con las familias para que los niños estén al día con las pruebas. Los niños cubiertos por Medicaid son elegibles para pruebas gratuitas.

Los CDC recomiendan a los padres que se hagan una prueba de plomo en sangre si sospechan que sus hijos han estado expuestos al plomo. Pero el paso más importante que pueden tomar los padres, los médicos y otras personas es prevenir la exposición al plomo antes de que ocurra. Para obtener más información sobre el riesgo de exposición al plomo, visite las Preguntas frecuentes sobre envenenamiento por plomo de los CDC.

El CDC mantiene la prohibición de navegación de los cruceros

El periodo fue extendido hasta el 31 de octubre de 2020

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) anunciaron la extensión de una Orden de No Navegar para cruceros hasta el 31 de octubre de 2020. Esta orden mantiene la suspensión de las operaciones de pasajeros en cruceros con capacidad para transportar al menos 250 pasajeros en aguas sujetas a la jurisdicción de EE. UU.

Los datos de vigilancia acumulados informados a los CDC desde el 1 de marzo hasta el 29 de septiembre de 2020 muestran al menos 3689 casos de enfermedades COVID-19 o similares a COVID en cruceros en aguas de EE. UU., además de al menos 41 muertes reportadas.

Sin embargo, se reconocemos que estos números probablemente estén incompletos y subestimados.

Los brotes recientes en cruceros en el extranjero proporcionan evidencia actual de que los viajes en cruceros continúan transmitiendo y amplificando la propagación del SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, incluso cuando los barcos navegan con capacidad de pasajeros reducida, y probablemente propagaría la infección en las comunidades estadounidenses si las operaciones de pasajeros se reanudaran prematuramente en los Estados Unidos.

Los desafíos descritos en la Orden de No Navegar destacan la necesidad de tomar más medidas antes de que los cruceros puedan reanudar de manera segura las operaciones de pasajeros en los Estados Unidos.

Los recientes viajes de pasajeros en países extranjeros continúan teniendo brotes, a pesar de que los operadores de cruceros tienen extensos protocolos de salud y seguridad para prevenir la transmisión del SARS-CoV-2 a bordo y propagarse a las comunidades donde los pasajeros desembarcan.

La continua propagación de la pandemia COVID-19 en todo el mundo, el riesgo de resurgimiento en países que han suprimido la transmisión, las preocupaciones constantes relacionadas con el reinicio de la navegación internacional y la necesidad de tiempo adicional para evaluar las medidas de la industria para controlar la posible transmisión del SARS-CoV-2 a bordo. Los cruceros con pasajeros sin afectar la salud pública, apoyan la continuación de la Orden de No Navegar en este momento.

En los cruceros, los pasajeros y la tripulación comparten espacios que están más concurridos que la mayoría de los entornos urbanos. Los datos muestran que cuando solo la tripulación esencial está a bordo, todavía se produce la propagación continua del SARS-CoV-2. Si se permitiera que se reanudaran las operaciones de pasajeros de cruceros sin restricciones, los pasajeros y la tripulación a bordo estarían en mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2 y aquellos que trabajan o viajan en cruceros supondrían un riesgo sustancial e innecesario para los trabajadores de la salud, el personal portuario y federales. socios (es decir, Aduanas y Protección Fronteriza y la Guardia Costera de los EE. UU.), y las comunidades a las que regresan.

Para ver la orden de no navegar, visite www.cdc.gov/quarantine/cruise.

La obesidad en adultos está aumentando

Nuevos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) muestran que la prevalencia de la obesidad en adultos está aumentando y que persisten las disparidades raciales y étnicas. En particular, los adultos con obesidad tienen un mayor riesgo de sufrir resultados graves por COVID-19.

Los mapas de prevalencia de obesidad en adultos de 2019 muestran que doce estados ahora tienen una prevalencia de obesidad en adultos igual o superior al 35%: Alabama, Arkansas, Indiana, Kansas, Kentucky, Luisiana, Michigan, Mississippi, Oklahoma, Carolina del Sur, Tennessee y Virginia Occidental. Esto es superior a nueve estados en 2018 y seis estados en 2017.

Los mapas desglosan la prevalencia de la obesidad en adultos por raza, etnia y ubicación según los datos de peso y altura autoinformados. Los datos combinados de 2017-2019 muestran notables disparidades raciales y étnicas:

  • 34 estados y el Distrito de Columbia tenían una prevalencia de obesidad del 35% o más entre los adultos negros no hispanos.
  • 15 estados tenían una prevalencia de obesidad del 35% o más entre los adultos hispanos.
  • 6 estados tenían una prevalencia de obesidad del 35% o más entre los adultos blancos no hispanos.

Además de los mapas, los CDC han publicado una declaración resumida sobre la obesidad y la raza y el origen étnico en relación con el riesgo de COVID-19.

  • Aspectos destacados de esta declaración resumida:La obesidad empeora los resultados del COVID-19, lo que aumenta el riesgo de enfermedad grave, hospitalización y muerte.
  • La obesidad afecta de manera desproporcionada a algunos grupos minoritarios raciales y étnicos que también tienen un mayor riesgo de contraer COVID-19.
  • Estas disparidades subrayan la necesidad de eliminar las barreras para una vida saludable y garantizar que las comunidades apoyen un estilo de vida saludable y activo para todos.
  • Si bien los cambios en el sistema y el medio ambiente pueden llevar tiempo, podemos dar pequeños pasos ahora para mantener o mejorar nuestra salud y protegernos durante esta pandemia.Mantenerse activo y llevar una dieta saludable puede respaldar una función inmunológica óptima y ayudar a prevenir o controlar las enfermedades crónicas que empeoran los resultados del COVID-19.

Estas acciones, además de dormir lo suficiente y encontrar formas saludables de lidiar con el estrés, pueden ayudar a mantener el peso y mejorar la salud en general.

Todos tenemos un papel que desempeñar para cambiar el rumbo contra la obesidad. Lea la declaración resumida en: https://www.cdc.gov/obesity/data/obesity-and-covid-19.html.

La misión de los CDC incluye lograr la equidad en la salud al eliminar las disparidades en la salud y lograr una salud óptima para todos los estadounidenses. Los CDC abordan la equidad en la salud a través de sus programas, investigaciones, herramientas y recursos, y liderazgo.

Para obtener información sobre el trabajo de los CDC para reducir y eliminar las disparidades en la salud para alcanzar la equidad en la salud, https://www.cdc.gov/healthequity/index.html.

Acceso igualitario a la salud y grupos de minorías raciales y étnicas

Las desigualdades sociales y de acceso a la salud sistémicas y de larga data aumentan el riesgo de muchos grupos de minorías raciales y étnicas de enfermarse y morir a causa del COVID-19.

La expresión «grupos de minorías raciales y étnicas» incluye a las personas de color con diversos antecedentes y experiencias. Pero hay algunas experiencias compartidas entre muchas personas dentro de estos grupos, y los determinantes sociales de la salud han prevenido históricamente la igualdad de oportunidades de acceso a salud económica, física y emocional. [1]https://www.youtube-nocookie.com/embed/e2XXXyb7C28?autohide=0&enablejsapi=1&playerapiid=98653&modestbranding=1&rel=0&origin=https://www.cdc.gov?autohide=0&enablejsapi=1&playerapiid=98653&modestbranding=1&rel=0&origin=https://www.cdc.gov&wmode=opaque?enablejsapi=1

Hay cada vez más evidencia que da cuenta de que algunos grupos de minorías raciales y étnicas están sufriendo un efecto desproporcionado como consecuencia del COVID-19. [2], [3], [4], [5], [6] Las desigualdades en los determinantes sociales de la salud, como la pobreza y el acceso a atención médica, que afectan a estos grupos están interrelacionadas e influyen sobre diversos resultados y riesgos en relación con la salud y la calidad de vida.[1] Para lograr igualdad de oportunidades de acceso a la salud, es necesario eliminar las barreras para que todos tengan las mismas oportunidades de ser tan sanos como sea posible.

Factores que contribuyen a aumentar el riesgo

Las siguientes son algunas de las situaciones de inequidad en los determinantes sociales de la salud que aumentan el riesgo de contraer el COVID-19 y morir a causa de la enfermedad en grupos de minorías raciales y étnicas:

  • Discriminación: lamentablemente en los sistemas cuyo propósito es proteger el bienestar o la salud, existe la discriminación. Algunos ejemplos de esos sistemas son los de atención médica, vivienda, educación, justicia penal y finanzas. La discriminación, que incluye al racismo, puede generar estrés crónico y tóxico y propicia los factores sociales y económicos que aumentan el riesgo de los grupos de minorías raciales y étnicas de contraer el COVID-19.[5], [7], [8], [9]
  • Acceso a servicios de atención médica y utilización de estos servicios: es más probable que las personas de algunos grupos de minorías raciales y étnicas no tengan seguro médico, en comparación con las personas blancas no hispanas. [10] El acceso a servicios de atención médica también puede verse limitado para estos grupos por muchos otros factores, como la falta de transporte, de servicios de cuidados infantiles o de la posibilidad de tomarse tiempo libre del trabajo, las barreras de comunicación e idiomáticas, las diferencias culturales entre los pacientes y los proveedores y la discriminación histórica y actual en los sistemas de atención médica. [11] Algunas personas de grupos de minorías raciales y étnicas dudan a la hora de buscar atención porque no confían en el gobierno ni en los sistemas de atención médica responsables por las desigualdades en los tratamientos [12] y eventos históricos como el Estudio Tuskegee sobre sífilis no tratada en hombres afroestadounidenses y las medidas de esterilización sin consentimiento de las personas. [13], [14], [15], [16]
  • Trabajo: las personas de algunos grupos de minorías raciales y étnicas tienen una representación desproporcionadamente grande en entornos de trabajo esencial como establecimientos de atención médica, granjas, fábricas, tiendas de comestibles y transporte público. [17] Algunas de las personas que trabajan en estos ámbitos tienen más probabilidad de estar expuestas al virus que causa el COVID-19 por diversos factores, como el contacto cercano con el público y otros trabajadores, no poder trabajar desde casa y no tener licencias por enfermedad pagas. [18]
  • Brechas educativas, de ingresos y de acceso a la riqueza: las inequidades de acceso a educación de alta calidad para algunos grupos de minorías raciales y étnicas pueden provocar que menos integrantes de estos grupos terminen la escuela secundaria y generar barreras de acceso a educación universitaria. Esto puede limitar las opciones laborales a futuro, dejando solo alternativas con salarios bajos o empleos menos estables. [19] Las personas con opciones laborales más limitadas probablemente tengan menos flexibilidad para dejar sus trabajos, lo que aumenta su riesgo de exposición al virus que causa el COVID-19. Por lo general, las personas en estas situaciones no pueden darse el lujo de faltar al trabajo, incluso si están enfermas, porque no tienen suficiente dinero ahorrado para cubrir sus necesidades básicas como comida y otros gastos de vida.
  • Vivienda: algunas personas de grupos de minorías raciales y étnicas viven en condiciones de hacinamiento que dificultan más las estrategias de prevención. En algunas culturas, es frecuente que varias generaciones de la familia vivan en el mismo hogar. Además, la tasa creciente y desproporcionada de desempleo entre algunos grupos de minorías raciales y étnicas durante la pandemia del COVID-19[19] puede aumentar el riesgo de desalojos y la cifra de personas sin hogar o que deben compartir vivienda.

Estos son algunos de los factores asociados a más casos, hospitalizaciones y muertes por COVID-19 en áreas donde viven, estudian, trabajan, se divierten y oran los grupos de minorías raciales y étnicas.[5],[10], [20], [21] También contribuyeron a aumentar la incidencia de algunas afecciones que aumentan el riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Además, las estrategias comunitarias para desacelerar la propagación del COVID-19 pueden causar daños no buscados, como la pérdida de ingresos, menos acceso a los servicios y más estrés, para algunos grupos de minorías raciales y étnicas. [22]

Lo que podemos hacer

La pandemia del COVID-19 puede modificar algunas formas de conectarnos y brindarnos apoyo mutuo. A medida que las personas y las comunidades responden a las recomendaciones y circunstancias relacionadas con el COVID-19 (como cierres de escuelas, cierres de lugares de trabajo, medidas de distanciamientos social), surgen consecuencias negativas no buscadas para el bienestar emocional, como la pérdida de la conexión y las redes de apoyo social. La fe compartida, la familia y las instituciones culturales son fuentes comunes de apoyo social. Encontrar formas de mantener la conexión y el apoyo, incluso estando separados físicamente, puede aportar herramientas y alentar a las personas y comunidades a protegersecuidar a las personas enfermasmantener sanos a los niños y sobrellevar mejor el estrés.

Las organizaciones comunitarias y de fe, los empleadores, los sistemas y proveedores de atención médica, las agencias de salud pública, los encargados de políticas públicas y otros grupos pueden hacer su parte para ayudar a promover el acceso igualitario a la salud. Para prevenir la propagación del COVID-19, debemos trabajar juntos para garantizar que las personas tengan los recursos que necesitan para cuidar y mantener su salud física y mental, lo que incluye acceso fácil a información, pruebas de detección asequibles y a atención médica y de salud mental. Necesitamos programas y prácticas a la medida de las necesidades de las comunidades donde viven, aprenden, trabajan, se entretienen y oran los grupos de minorías raciales y étnicas.