Más que una radio

La Red recibe fondos para informar a los arrendadores

RENTON, NJ – La Administración estatal anunció fondos por un $1,250,000 a la Red de Vivienda y Desarrollo Comunitario de Nueva Jersey (la Red), organización sin fines de lucro, para desarrollar e implementar estrategias de extensión para crear conciencia sobre los derechos de los arrendatarios, el proceso de desalojo, y medios de prevención del desalojo en todo el estado, conocidos como Programa Piloto de Prevención del Desalojo.

La Red también brindará capacitación y asistencia técnica a las 48 agencias de asesoría de vivienda a nivel estatal para que den atención a los arrendatarios y coordinen con los pequeños arrendadores y sin fines de lucro y con los arrendatarios con el fin de desarrollar e implementar un proceso de mediación para prevenir el desalojo.

Las subvenciones se otorgaron a través del Fondo Fiduciario de Vivienda Asequible (AHTF, por sus siglas en inglés). El Fondo, que fue restablecido como parte del presupuesto para el año fiscal 2020 del gobernador Murphy, es administrado por el Departamento de Asuntos Comunitarios (DCA, por sus siglas en inglés) y permite el desarrollo de diferentes tipos de proyectos de vivienda asequible en beneficio de las comunidades para que sean más fuertes, más justas y más asequibles. 

Además de esta subvención a la Red, la Administración anunció el otorgamiento de más de $19 millones a organizaciones de vivienda en todo el estado a través del Fondo Fiduciario de Vivienda Asequible (AHTF). 

Se otorgaron otras adjudicaciones del AHTF en todo el estado a proyectos pequeños de 25 unidades o menos para alquiler y compra de casa propia, que a menudo tienen dificultades para obtener financiamiento. Estos proyectos cerrarán la brecha actual dentro de la infraestructura de viviendas asequibles, se desarrollarán sobre la base de los activos e inversiones actuales, y añadirán valor a los vecindarios al abordar necesidades de vivienda de manera equitativa. 

La financiación de los proyectos se fundamentó en varios principios básicos, entre ellos el fomento de la equidad para satisfacer las necesidades de vivienda, el impulso al aprovechamiento de otros recursos públicos y privados, y la creación de una estructura flexible para el uso de fondos que se utilizarán para completar los proyectos. El DCA también celebró múltiples sesiones conjuntas con los interesados sobre la mejor manera en que los fondos podrían invertirse de manera más equitativa. 

Los proyectos seleccionados demostraron tener fuerte apoyo municipal, participación en otras iniciativas de desarrollo comunitario con fondos estatales, alianzas con inversionistas del sector privado, sostenibilidad y resiliencia, acceso peatonal, uso mixto, accesibilidad, y atención en el tratamiento del desplazamiento poblacional por el encarecimiento de las áreas urbanas.